sin comentarios

Viajar a Bali

Cuenta la leyenda que un rey de Java desterró a su hijo por su desobediencia. Le vio alejarse hasta que desapareció en el horizonte y trazó una línea en el suelo. Los mares se acercaron hasta aquel lugar y nació la que ahora conocemos como isla de Bali. Hoy vamos a viajar a Bali.

La Isla de Bali pertenece a la República de Indonesia, y se sitúa unos grados al sur del Ecuador. El vuelo más rápido, una hora y media, proviene de Jakarta, aunque otras procedencias habituales son Singapur, Perth, e incluso Hong Kong. Tiene 140 kilómetros de longitud y noventa de anchura, donde habitan tres millones de personas.

De su origen volcánico subsiste una cadena de seis volcanes, que se integran en uno de los lugares más hermosos de la tierra. Sus célebres paisajes están formados por bosques de exultante vegetación, lagos volcánicos, playas de gran belleza… Viajar a Bali es viajar al paraíso.

Playa de Padangbai en la isla de Bali. Viajar a Bali

Playa de Padangbai en la isla de Bali. Viajar a Bali

Mitología en Bali

El gran dios Sang Hyang Widi creó la primera pareja de balineses, de los que nació una estirpe fiel a su historia y su pasado, preservados en sus tradiciones y su religión. En la montaña más alta, Gunung Agung, de la que la leyenda dice que es el Centro del mundo, está también el templo más reverenciado. Allí está situado uno de los ocho puntos Chakra del mundo.

Es en las montañas donde más abundan los templos, omnipresentes en Bali, porque allí se refugiaron los dioses hindúes de los invasores islámicos de Java. Su visita requiere la utilización de un vestuario adecuadamente discreto, algo que deberás tener en cuenta para viajar a Bali, que no habrá problema en conseguir sobre la marcha, si se diera el caso.

El clima tropical de la isla no sólo aconseja sino que hasta obliga a utilizar ropas ligeras y amplias. Unos pantalones cortos y una camiseta no atraerán demasiado la curiosidad de los lugareños, pero su apego a la tradición puede hacer que se sientan ofendidos ante vestuarios excesivamente ligeros, debiendo reservarse para las zonas más propiamente turísticas.

Religión en Bali

La religión de Bali ha evolucionado independientemente de su origen, el Hinduismo, y es hoy en día un atractivo turístico por la espectacularidad y vistosidad de sus ceremonias y celebraciones que bien merece su visita si decides viajar a Bali.

Las danzas combinan precisos movimientos de ojos, hombros, dedos y cuello siguiendo estrictas fórmulas seculares sobre las que a los danzarines les está prohibido improvisar. Las orquestas de Gamelan, que acompañan a los bailarines, están presentes prácticamente en todos los pueblos.

La pintura tradicional balinesa permite una mayor libertad de interpretaciones, y sin abandonar sus habituales temáticas religiosas, ha empezado a utilizar sus característicos trazos y tonos para expresar escenas animales, humanas o incluso abiertamente abstractas.

Las dos pasiones de los balineses, la religión y el arte, se combinan de forma cotidiana en la creación de máscaras, murales, joyas o estatuas que convierten a cada nativo en un verdadero artista.

Gastronomía en Bali

En general no hay problemas de higiene para consumir productos procedentes de los mercadillos callejeros de la isla, siguiendo las mismas precauciones que en países occidentales, pero el equipamiento turístico permite todos los contrastes si decides viajar a Bali, incluyendo restaurantes de lujo.

Sin embargo, será raro encontrar en ellos la comida típica balinesa, muy próxima a la China, y en la que los platos más elaborados se reservan a las celebraciones religiosas. Los hoteles de lujo en Bali suelen organizar degustaciones de platos típicos como el Nasi Goreng, Mie Goreng, Satay y Martabak.

La comida habitual se compone de arroz y vegetales, con un poco de carne o pescado, y abundantemente condimentada con especias y picantes. Suele prepararse por la mañana y consumirse a lo largo del día sin un horario fijo, de forma rápida y sin ceremoniales. No existe una tradición de comidas sociales ni en grupo. Es imprescindible probar el café de Bali, que llaman Kopi Bali, y el té Teh Panas.

Regatear en Bali

Los balineses son tan aficionados al regateo que sus precios suelen triplicarse sobre el valor real, e incluso en las tiendas de precio fijo, que suelen advertirlo con grandes letreros, puede renegociarse el precio definitivo.

La aplicación del sistema de castas indio resulta mucho más tolerante que aquél, distinguiendo a los Pedanas, hombres santos entregados a la espiritualidad, los Satrias o reyes, Wesias o guerreros que incluye a comerciantes y algunos nobles, y por último los Sundras, que comprenden el noventa por ciento de la población.

La enseñanza obligatoria del Indonesio en las escuelas simplifica considerablemente la comunicación entre las castas, ya que existe un lenguaje específico para cada una de ellas y otro para dirigirse a las personas de las que no se conoce a cuál pertenece.

Nacimientos en Bali

El nacimiento de un niño es un acontecimiento de gran transcendencia en Bali porque se considera la reencarnación de un antepasado. Guardará su cordón umbilical de por vida y su placenta se exhibirá a la entrada de la casa guardada en un coco.

Durante sus 212 primeros días de vida, será un ser sagrado, vinculado directamente con su origen sagrado y que por tanto no podrá tocar el suelo. Después, será protagonista de un largo número de ceremonias que acompañarán su infancia.

Algunas de estas ceremonias están destinadas a purificar a las niñas durante la pubertad, preparándolas para un matrimonio que en Bali es casi obligatorio, bajo pena de su casi segura exclusión de la sociedad.

Rezos en el templo de Besakih. Viajar a Bali

Rezos en el templo de Besakih. Viajar a Bali

El sentido de la muerte de los balineses

La muerte es tan sólo un paso a otro estado, del que se regresará encarnado en un descendiente. El cadáver es introducido en un sarcófago, diferente según la casta a la que se pertenezca, e incinerado en una pila funeraria. Los restos serán recogidos en un coco para ser arrojados al mar o a una stream.

Cuarenta días después, la ceremonia del mukur marca la entrada del alma en el cielo. El curioso sentido de la muerte de los balineses es otro de los motivos para viajar a Bali.

Responder

Uso de cookies

Rutasymapas.com usa cookies para mejorar la experiencia de navegación y mostrar publicidad.Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies