10 cosas para hacer en Florencia

1. Ver el David de Miguel Ángel en la Academia

El David es la estrella de la Galleria dell’Accademia, y no es para menos: esta obra maestra de Miguel Ángel, realizada entre 1501 y 1504 a partir de un bloque de mármol, es una de las cosas más impresionantes que podrás ver en toda tu vida. Este gigante de 5,17 metros tiene un efecto hipnotizante, es muy difícil apartar la mirada de tantos detalles y no cuestionar cómo alguien pudo haber esculpido curvas tan perfectas en algo tan sólido como el mármol.

2. Cruzar el Puente Vecchio, varias veces al día

El puente medieval que cruza el Río Arno es una de las joyas de Florencia, y a pesar de estar siempre lleno de turistas, pasar por él es como atravesar un túnel del tiempo; con sólo un poco de imaginación podrás “ver” el bullicio del puente hace algunos siglos. Hoy en día las tiendas que ocupan el puente de punta a punta venden joyas casi exclusivamente. La asimetría de las tiendas y el juego de colores hacen que el Puente Vecchio sea uno de los mejores sitios para fotografiar.

3.Panini y gelato, gelato y panini

Las largas caminatas para explorar la ciudad y sus alrededores requieren mucha energía. Y nada mejor para dar obtener esa energía que comer un panini de jamón y queso en cualquier rincón de Florencia. Y por supuesto, terminar con un gelato. O bien, comenzar con un gelato tampoco es un problema, ¿verdad? Florencia tiene excelentes restaurantes, además de que estas pausas estratégicas son esenciales y deliciosas!

4. Visitar la tumba de Miguel Ángel en la Basílica de Santa Croce

Si te emocionaste al ver el David en la Academia, debes visitar la Basílica de la Santa Croce, donde se encuentra la tumba de Miguel Ángel. La Basílica de Santa Croce no es tan conocida como el Duomo, pero es igualmente hermosa, principalmente su interior. La entrada de 6 euros sin duda vale la pena: además de Miguel Ángel, en este sitio también se encuentran los restos de Galileo Galilei, y otras decenas de tumbas dispersas en el suelo (algunas muy maltratadas por el tiempo). Aprovecha también para visitar la tienda de recuerdos de la Escuela del Cuero, que funciona allí dentro.

5. Experimentar la famosa bistecca fiorentina

A pesar de que inmediatamente pensamos en pizza y pastas cuando hablamos de la gastronomía italiana, la estrella de la «mesa» de Florencia es la bistecca Fiorentina; una deliciosa chuleta aderezada con diversas especias. Prácticamente la sirven en todos los restaurantes del centro de Florencia y los alrededores.

Capanille de Florencia

Capanille de Florencia

6. Cara a cara con la Venus de Botticelli

El Nacimiento de Venus, tela pintada por Sandro Botticelli a finales del siglo 15, es una de esas obras que todo el mundo conoce o ha oído hablar, independientemente de si te gusta o no. Hay cientos de explicaciones para cada milímetro cuadrado de la pintura – al parecer, todo lo que está representado allí tiene una explicación. Esta maravillosa obra de arte se encuentra en los Uffizi, el mayor y más famoso museo de Florencia. Para no hacer frente a la cola kilométrica a la entrada, te recomendamos comprar la entrada con antelación por internet.

7. Ver la ciudad desde lo alto en la Plaza Miguel Ángel

Para tomar la mejor foto de Florencia, tienes que subir hasta el Piazzale Michelangelo. Vale mucho la pena salir del bullicio del centro de la ciudad y caminar hasta allí. La subida puede ser un poco cansada, pero llegando allá arriba verás que el esfuerzo, sin duda, valdrá la pena. Después de sacar muchas fotos, puedes descansar tomando un latte macchiato en alguno de los cafés que se encuentran alrededor.

8. Reservar una mesa para cenar en el divino Il Santo Bevitore

Se trata de uno de los mejores restaurantes de Florencia en relación al costo-beneficio, por lo que siempre está lleno de gente. Todo allí es bueno: el ambiente, el servicio, la comida, el vino y hasta el precio. En tu visita, no dejes de empezar con una tabla de embutidos o quesos, eligiendo una de las entradas tradicionales y el plato principal con una botella de Chianti clásico, vino que se produce cerca, en bodegas orgánicas.

9. Comprar pasta, especias y otras delicias gastronómicas en el Mercado Central

El Mercado Central puede no tener nada de extraordinario: es un mercado de comida como los de muchas otras ciudades, donde puedes comprar varias cosas para llevar a casa, como pastas, condimentos, pan y bebidas. Y lo bueno es justamente eso, ya que sirve a los residentes de la ciudad, y no sólo a los turistas. Por lo que puedes encontrar, prácticamente, todos los productos que los locales adquieren. Se puede almorzar por allí en uno de los restaurantes, por un precio bastante más económico que en otras zonas de la ciudad. Sin una decoración que impresione, pero con la certeza de un plato muy bien servido, el Mercado Central de Florencia es uno de esos sitios a los que puedes acudir para alejarte un poco de las grandes aglomeraciones de turistas.

10. Apreciar el arte en un espacio público, en la Piazza della Signoria

La Piazza della Signoria se encuentra frente al Palazzo Vecchio y es una verdadera galería de esculturas a cielo abierto. En este sitio podrás encontrar una réplica del David de Miguel Ángel y también del Marzocco de Donatello – el león es símbolo de Florencia. La plaza es también una especie de «punto de encuentro» para diversos eventos políticos y manifestaciones.

Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com