3 destinos imperdibles para visitar en Europa durante la primavera

Como la primavera europea se encuentra entre los meses de abril y junio, cae en un período doblemente especial: los precios aún no han comenzado a subir con la llegada del verano, pero las temperaturas sí, dejando que al frío atrás. Y no faltan lugares en los que el buen tiempo y la llegada de las flores parecen transformar totalmente el paisaje, dando una experiencia totalmente diferente a un viaje.

Por ello, siempre es una buena idea el llevar a cabo un viaje a Europa durante la primavera; a continuación te presentamos algunos lugares que no puedes perderte si viajas al Viejo Continente en esta época del año:

1. Parque Keukenhoff, Holanda

El tulipán es una flor tan característica de este país que las imágenes de los campos de tulipanes de colores con los molinos al fondo es casi un punto turístico que uno sueña en añadir siempre a un itinerario por Holanda.

Y la verdad es que la mejor época para apreciar los campos repletos de tulipanes es en la  primavera; y el mejor lugar para hacerlo de cerca es el Parque Keukenhoff, que sólo abre en esta época del año.

Los tulipanes son las estrellas del parque, pero la composición de los jardines es un espectáculo aparte. El parque se encuentra en Lisse, pero es fácil ir y volver de allí saliendo de Ámsterdam o desde el aeropuerto de Schipol.

2. Los Cotswolds, Inglaterra

Tantos reyes y castillos a lo largo de la historia dio a Inglaterra una herencia inusual: los largos y bien trabajados jardines, que formaban parte de muchas de las propiedades reales. Muchos siguen perfectamente conservados hasta el día de hoy, y la llegada de la primavera, con el florecer de las flores, transforma literalmente el paisaje.

La experiencia más interesante, casi mágica, está en alquilar un coche e ir a conocer los Cotswolds, a dos horas de la capital inglesa. La región se encuentra llena de valles y pequeñas montañas, lugar en donde estaban las pequeñas granjas productoras de lana que abastecían a la nobleza en la Edad Media. Con la proximidad con la capital, la región fue prosperando con el comercio, lo que propició la construcción de grandes iglesias, casonas elegantes y pueblos peculiares, todo de piedra y con un aire claramente medieval.

Pasear por allí es una delicia y un viaje en el tiempo. Prepárate para ver pubs centenarios, casonas compuesto y calles de piedra. Todo es bucólico y delicioso, y la primavera, los días claros, las flores y las temperaturas más altas hacen que el viaje sea mucho más agradable.

3. Budapest, Hungría

Budapest ya ha tomado el puesto desde hace tiempo como la ciudad preferida de mucha gente que viaja a Europa; y parte de eso es mérito de sus habitantes. La capital de Hungría es pura simpatía.

Además, es hermosa en cualquier época del año, pero un punto especial es visitarla en primavera; debido a sus baños termales, muchos de ellos, datando de hace siglos. El más famoso es el Szechenyi Baths, pero puedes encontrar varios repartidos por la ciudad, ya que no por casualidad Budapest es conocida como la “Ciudad de los Balnearios”. Y, con el final de los días fríos y la llegada de sol, una piscina termal al aire libre en medio de la ciudad resulta una experiencia inolvidable.

Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com