La Torre Eiffel de París

Ámsterdam, Bruselas, París – Ruta de viaje

¿Un viaje a Ámsterdam, Bruselas, París en pocos días? ¿Por qué no? En realidad, la proximidad de estas capitales europeas permite visitar las tres en sólo alrededor de una semana y, aún así, quedarte con una idea bastante buena de lo que cada una de ellas tiene para ofrecer… Para volver a viajar a tu favorita tiempo después.

Esta ruta Ámsterdam, Bruselas y París corresponde a un viaje que yo mismo hice:

9 días de viaje (de 8 a 16 de febrero de 2013)

Ámsterdam/Ámsterdam: 3,5 días
Bruselas: 2 días
París: 3 días
Dos personas (pareja)

Vuelo Lisboa-Amsterdam y en vuelo París-Lisboa: 245 Euros en Easyjet
Tren TGV Ámsterdam-Bruselas: 50 Euros en Fyra
Tren TGV de Bruselas-París: 118 Euros en Thalys

Al contrario de lo que ya escribí sobre Londres o Barcelona, este viaje Ámsterdam, Bruselas, París no es una guía paso a paso sobre qué visitar. Lo que te puedo decir es que he visitado todos los lugares que describo aquí. Después de leer la descripción sólo tendrás que establecer tus propias prioridades con otras sugerencias de lugares a visitar en las ciudades.

Itinerario de viaje Ámsterdam/Países Bajos

Muy probablemente vas a llegar a la ciudad de Ámsterdam a través del Aeropuerto Internacional de Schiphol y seguir hacia el centro de la ciudad en tren. Son 15 minutos hasta la Estación Central de Ámsterdam, más 10 a pie hasta la famosa Plaza Dam. Lo ideal sería tener tu hotel en Ámsterdam en este recorrido para aprovechar el tiempo al máximo en la ubicación correcta.

La plaza Dam, el centro de Ámsterdam

El centro histórico es relativamente pequeño, por lo que puedes (y debes) ir a pie. Una de las primeras cosas que notará es, obviamente, el enorme número de bicicletas. A propósito, ten mucho cuidado con las bicicletas. Son silenciosas y parecen venidas de todos lados…

Otra cosa que salta inmediatamente a la vista es el hecho de que muchas de las casas son muy estrechas. Esto se debe al poco espacio para la construcción debido a los canales de esta zona. Desde muy temprano se comenzó, entonces, a construir en vertical. Estas pequeñas «casitas» le dan un aspecto muy acogedor a Ámsterdam y la arquitectura es hermosa e interesante. Como lo es el contraste entre lo antiguo y lo moderno característico de esta ciudad.

Para mí, Ámsterdam es una ciudad encantadora y muy diferente de otras que muchos viajeros prefieren, como Londres, Venecia, Berlín, Barcelona o París. No sé por qué pero me parece acogedora, incluso durante el frío invierno. Y cuando el sol aparece, llega casi siempre a las calles, ya que los edificios son bajos.

Canal de Ámsterdam
Canal de Ámsterdam

Canal de Ámsterdam

Las calles de Ámsterdam son siempre muy concurridas en el centro. Pero la tranquilidad todavía está presente en los patios interiores más recientes o los más históricos, como el Begijnhof, donde también encontramos la Engelse Hervormde Kerk (Iglesia Reformada Inglesa).

Por aquí y por allí, te encontrarás con tiendas de quesos. Cheese and More y De Kaaskelder son sólo dos ejemplos. Una perdición para los amantes de este bocado. Con un poco de suerte (y poca-vergüenza), es casi posible merendar a expensas de las diversas muestras de degustación, en algunas ocasiones con tostadas o pan incluidos. En lo personal, me enamoré del queso con el comino y de otro con sabor a tomate y albahaca.

Flores

En los países bajos no pueden faltar las flores. Miles, millones. Uno de los mejores sitios para ver y comprar es en el Mercado de Flores del canal Singel, muy cerca del lugar donde este se encuentra con el Río Amstel y la Munttoren (Torre de la Moneda), en la Plaza de Muntplein, en el extremo oriental de una de las más famosas calles de compras de Ámsterdam, la Kalverstraat. ¿No es viable llevar flores a casa desde Ámsterdam? Entonces, lleva semillas o bulbos, un poco de Holanda en tu maleta de viaje.

Con un poco de suerte va a acabar el día con los colores de la puesta del sol iluminando los árboles y en la parte superior de las casas.

Barrio de Jordaan

Una de las zonas más extraordinarias para ir es el barrio de Jordaan, donde vas a poder ver la vida de Ámsterdam moviéndose a tu alrededor. Para empezar, personas de todas las edades y colores van a pasar cerca de ti en bicicleta. Detente un poco a observarlas. Yo me quedé totalmente enganchado tomando fotos. En la mayoría de las veces me regalaron una sonrisa a cambio.

En el fotogénico barrio de Jordaan, encontrarás muchas tiendas pequeñas, especialmente en una de Las Nueve Calles, conocidas por los lugareños como «De Negev Straatjes». La diversión está garantizada en las tiendas vintage, en las de los diseñadores o de cualquier especialidad que más te guste. Después, busca un acogedor café o una terraza para disfrutar la noche.

También vale la pena entrar en la Noorderkerk, una iglesia protestante del siglo XVII. Antes (o después) puedes explorar el mercado de comida orgánica Noordermarkt (Sábados, 9-13h) o el tradicional Westerstraat market, también conocido por Westermarkt, donde encontrarás grandes cantidades de ropa (Lunes, 9-13h).

Algo que deja a cualquier persona curiosa en relación a Ámsterdam/Holanda es su lado más «oscuro». Las sex shops, por ejemplo, son muy fáciles de encontrar por casualidad. En las zonas más tranquilas y con turistas, el ambiente allí es perfectamente relajado y es imposible no encontrar algo que nos haga reír. De igual forma, es muy sencillo encontrar los famosos Coffee Shops, ya que hay más de 200 en Ámsterdam.

Damstraat Wallen

El conocido De Wallen, De Walletjes o el Barrio de la Luz Roja corresponde a la zona de prostitución legalizada. Todo el mundo ha oído hablar de este lugar. Para ir a las estrechas callejuelas cerca de la Oude Kerk (Iglesia Vieja), sólo tienes que seguir la Damstraat a partir de la Plaza Dam, la principal de la ciudad. Esta calle siempre está llena de gente, normalmente turistas, debido al gran número de restaurantes y tiendas.

En cuanto a los museos, la elección en Amsterdam es amplia. Como el tiempo era corto y el objetivo de una primera visita a la ciudad era quedarse con una idea general, acabé por concentrarme en el interesante Museo de Ámsterdam. Aquí, nos quedamos con una idea bien clara del pasado, el presente y el futuro de la ciudad, así como de la razón de ser de muchas de las cosas que vemos por las calles y cómo la sociedad se fue estructurando.

Encontré por casualidad el Huis Marseille, una fundación dedicada a la fotografía en una antigua casa de un antiguo mercader francés rico. Otro lugar digno de visitar.

Otros museos sumamente interesantes que recomiendo son:

Anne Frankhuis (Casa de Anne Frank) – la casa donde se escondió de los Nazis durante la Segunda Guerra Mundial y donde escribió el diario que conocemos hoy en día. Si la quieres visitar tendrás que llegar muy temprano o esperar un buen rato en la cola.

El museo Stedelijk– arte contemporáneo en un edificio con una arquitectura muy interesante.

Joods Historisch Museum (Museo Histórico Judío) – como el nombre lo indica, nos muestra la historia y la cultura judía en los Países Bajos. Es en esta zona donde encontramos también la Sinagoga Portuguesa de Ámsterdam, construida en el siglo XVII para que los judíos portugueses y españoles que habían huido de la Inquisición en el siglo anterior pudieran tener su culto.

Cerca de este último museo está el Waterlooplein Market, un mercadillo donde todo se vende, en la calle con el mismo nombre. Es ideal para todos aquellos que gustan de hacer compras en el viaje. Si quieres ver a cientos de personas corriendo o andando en bicicleta en un atardecer, incluso con nieve, puedes ir hasta el parque Vondelpark y disfrutar de una caminata.

Descubrí un lugar fantástico en este viaje, Zaanse Schans, en los alrededores de Ámsterdam. Esta especie de museo a cielo abierto es una de las más populares atracciones turísticas de Holanda pero había muy pocos visitantes cuando yo estuve allá. Tal vez por causa del frío.

Zaanse Schans

Zaanse Schans se encuentra en una zona muy bonita cerca del río Zaan, donde, desde 1961, ha sido colocada una colección de molinos de viento y otras estructuras bien conservadas. No se puede perder este lugar y entrar en algunos de los molinos. Puedes entrar en el museo y en otras casas donde hay artesanos realizando, por ejemplo, los típicos zuecos de madera holandesa.

La mejor forma de llegar a Zaanse Schans es tomando el tren desde la estación de Ámsterdam Central hasta la de Koog-Zaandijk. El viaje dura 17 minutos. Después, deberás caminar por alrededor de 15 minutos para llegar hasta ahí.

¿Qué visitar en Ámsterdam en el próximo viaje?

Esta lista incluye lugares ya mencionados por donde sólo pasé y vi desde fuera y otros puntos de interés para visitar en Ámsterdam en una próxima ocasión.

  • Koninklijk Paleis Amsterdam – Uno de los tres palacios reales de Ámsterdam
  • Barrio de los museos- donde encontramos las dos próximas atracciones:
  • Rijksmuseum – arte de la edad de oro holandesa, incluyendo obras de Rembrandt
  • El Museo Van Gogh
  • Het Scheepvaart Museum – Museo Marítimo Nacional
  • Amsterdam Brown Café – un café histórico
  • Heineken Experience – si te gusta la cerveza, entonces ya sabes de qué va esto.
  • Amsterdams Verzetsmuseum – Museo de la Resistencia
  • Museum Het de Rembrandt – casa y estudio de Rembrandt

Itinerario de viaje a Bruselas, Bélgica

Sea cual sea la estación donde el tren TGV te deje, muy probablemente, tu hotel en Bruselas estará en el centro de la ciudad. Por eso, si estás lejos, lo mejor es utilizar otra vez el tren o el metro hasta la estación Bruxelles-Central y arribar al mismo corazón de la ciudad.

En comparación con otras capitales europeas, el centro de Bruselas es relativamente pequeño. Por eso, lo mejor para conocer esta ciudad es dejar las maletas en el hotel. Una vez más, mi objetivo era simplemente «pasear» como un local lo haría y aprovechar el poco tiempo de que disponía.

Plaza Mayor de Bruselas
Plaza Mayor de Bruselas

La Grand Place De Bruselas

Comenzamos en este entrañable lugar. Victor Hugo, autor de «Les Misérables» y de «Notre-Dame de París», la consideraba a la plaza más hermosa del mundo. Yo no iría tan lejos, pero sí que es bastante impresionante. Este lugar, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, representa lo mejor de la arquitectura belga del siglo XVII. Entre los edificios que apreciarás se encuentran el Hôtel de Ville (Ayuntamiento de Bruselas) y la Casa del Rey.

Muy cerca de la Grand-Place está el Manneken-Pis, tal vez la estatua más fotografiada de la ciudad. El tamaño es de sólo 60 cm de ancho y se trata de una pieza de un niño orinando; escultura que es parte del folklore de Bruselas y que representa el buen humor que reina por estos lares. Cuando lo vi estaba desnudo, pero el niño suele tener cientos de vestimentas, con las cuales lo visten varias veces por semana.

Ya de noche, decidí visitar una galería comercial al estilo de Bruselas. O mejor, al estilo italiano del Cinquecento en que fue construido. Se llama Galeries Royales Saint-Hubert y tiene una arquitectura y un conjunto de tiendas sensacionales.

Tiendas de chocolates

Durante tu visita a Bruselas, los días pueden empezar y terminar en los alrededores de la Grand-Place. ¿Está loco por todo tipo de dulces? Entonces Bruselas es un lugar ideal para ti. Piérdete con los chocolates en las tiendas más baratas o en las de los chocolateros de renombre. Devora macarons de todos los colores y sabores.

No te olvides de los conocidos «waffles», que en Bélgica tienen agujeros más grandes; hechos así para llenar con lo que te apetezca. Ya que estamos hablando de comida, ¿qué tal una cerveza belga con un plato tradicional? ¿Sabías que uno de los «platos típicos» de Bélgica consiste en sencillas patatas fritas?

La historia es larga pero te haré un resumen. Era costumbre comer peces pequeños en el Valle de Mosa, pero no siempre se pescaban. En sustitución, muchas personas decidieron freír se patatas. Las primeras «Fritures», tiendas take-away, surgieron en la segunda mitad del siglo XIX y fueron descubiertas por los muchos soldados británicos que pasaron por Bélgica durante la Primera Guerra Mundial. Estos se asociaron a la lengua hablada por el ejército belga y los bautizaron como «French Fries».

El Monte de las Artes

Una buena forma de empezar un día en Bruselas es subir al fotogénico Monte de las Artes, flanqueado por la Biblioteca Real de Bélgica y el Palacio del Congreso. Sube las escaleras monumentales para tener una vista de la torre del Ayuntamiento de Bruselas, y de la Grand-Place. Quién sabe, incluso puedes observar hasta la Basílica de Koekelberg, si tienes suerte con el día. Si continúas la subida por la ciudad, lo difícil será no encontrar monumentos.

Algunos atractivos turísticos que podrás encontrar cerca, son :

Museo de Instrumentos Musicales (Musée des Instruments de Musique)

Plaza Real (Place Royale)

El Museo Magritte (Museo Magritte)

El Parque de Bruselas (Parc de Bruxelles)

El Palacio Real de Bruselas (Palais Royal de Bruxelles)

Palacio de las Academias, Palais des Académies)

Museos Reales de Bellas Artes (Musées Royaux des Beaux Arts)

Bajando por la Rue de la Régence, se llega a la Iglesia de Nuestra Señora de las Victorias de Atlanta (Église Notre Dame Du Sablon), donde entré para tener tregua del frío y admirar los vitrales.

En la última mañana en Bruselas visité el Parque Heysel (se encuentra a un costado de la estación de metro de Heysel), donde se realizaron las ferias internacionales de 1935 y 1958. La primera fue el Palacio del Centenario (Palais du Centenaries); la segunda, el Atomium, sin duda el edificio más grande del parque.

El Atomium es, simplemente, un modelo de un átomo con 102m hecho de cromo y acero. Una molécula de hierro aumentada muchos millones de veces, con 9 bolas de 18m de diámetro conectadas. Es posible subir a la cima y caminar en el interior, pero yo no lo hice. Por tener poco tiempo y porque me pareció que la estructura es más impresionante desde el suelo.

El tren/autobús hacia la siguiente etapa de esta ruta será, probablemente, de Bruxelles-Midi a Paris Nord (Gare du Nord). Buen viaje.

Qué visitar en Bruselas en el próximo viaje

Esta lista incluye lugares ya mencionados por donde sólo pasé y aprecié desde fuera; así como otros puntos de interés para visitar en Bruselas en una próxima ocasión.

  • El Hôtel de Ville – Ayuntamiento de Bruselas
  • Maison du Roi – la Casa del Rey, donde podrás descubrir la Historia de Bruselas
  • Centre Belge de la Bande Dessinée – Centro Belga del Cómic
  • Koekelberg Basilica – la quinta iglesia más grande del mundo, en estilo Art Deco
  • Musées Royaux des Beaux-Arts – Museo de Arte Antiguo y el Museo de Arte Moderno
  • Musée du Cacao et du Chocolat – Museo del Cacao y del chocolate
  • Museo Horta – museo sobre el más famoso arquitecto Art Nouveau en la casa donde vivió y trabajó.

Itinerario de viaje a París, Francia

Desde la Gare du Nord tendrás conexiones de metro hasta cualquier zona de la capital francesa. Mis zonas preferidas para reservar un hotel en París se encuentran en el Barrio Latino, cerca de la Torre Eiffel. Con sólo 3 días para ver una ciudad tan grande como París, la ubicación es muy importante. Aun cuando el metro nos pueda llevar a cualquier parte.

Con la perfecta conciencia de que no vamos a ver «todo» en estos pocos días, voy a describir lo que yo pude ver y hacer en este primer viaje.

Mi tren de Bruselas a París llegó al inicio de la tarde, y después de dejar las maletas en el hotel, el destino obvio fue la Torre Eiffel, símbolo e ícono de París, construido para la Exposición Universal de 1889. Viniendo de la estación de metro École Militaire, puedes quedarte en los campos del Champ de Mars para ver mejor la torre. A tu alrededor es casi seguro que te encontrarás a un buen número de personas tomando fotografías o descansando en la hierba.

Al subir al tercer nivel de la Torre Eiffel a las cinco de la tarde (horario de invierno), el espectáculo fue único. La ciudad estará a tus pies, iluminándose cada vez más por las luces de bares y cafés.

Pero el día aún no había terminado. Después de bajar de la Torre Eiffel aún hubo tiempo para cruzar el Sena por el Pont d’Iéna hasta los Jardines del Trocadero, en la margen derecha, donde la vista a la torre completamente iluminada exige una fotografía.

A partir de aquí la caminata fue varios kilómetros, hasta el Arco del Triunfo y la Plaza Charles de Gaule, siguiendo por la mítica Avenida de los Campos Elíseos, la avenida más bella del mundo, según los propios franceses.

La Torre Eiffel de París
La Torre Eiffel de París

Arco del Triunfo de París y Catedral de Notre Dame

El segundo día de nuestra visita París comenzó en la Isla de la Cité, una de las dos islas en el río Sena (la otra se llama Isla Saint-Louis). La Catedral de Notre-Dame de París (siglo XII), con su estilo gótico, sus gárgolas y las historias de jorobadas, que atrae a miles de visitantes; se encuentra en este lugar. La entrada es gratis y suele avanzar rápidamente.

El día estaba tan frío y llovía tanto que la decisión sobre lo que hacer a continuación fue fácil. Seguir a la orilla derecha del Sena y entrar en el Centro Georges Pompidou, un complejo con museo, biblioteca y teatro, que es uno de los lugares más visitados en París. Cualquier exposición que encuentres te mantendrá entretenido por horas.

La arquitectura del Centro Georges Pompidou no es muy bonita pero es un hito de la arquitectura high-tech, inspirada en la arquitectura industrial y las nuevas tecnologías. Un contraste con los edificios de la zona de Beaubourg.

Café Parisino

Ya en la calle, caminar por esta zona (o cualquier otra de París) significa encontrar maravillosos cafés donde no puedes dejar de entrar. Siguiendo paralelo al Sena, más adelante está el Museo del Louvre. El edificio medieval, transformado durante el Renacimiento, dio como resultado una mezcla arquitectónica magnífica. Pero la combinación con la pirámide de cristal inaugurada en 1988 en el centro del complejo hace que este sea un lugar único.

Museo del Louvre

Por ser ya tarde, sólo visité el vestíbulo subterráneo y aproveché para comprar las entradas para visitar el museo del Louvre al día siguiente. Tuve suerte. Los viernes y los miércoles el museo cierra a las 21.45 horas en vez de las 18: 00 horas de todos los días.

Por la noche, las luces de la Gran Rueda junto al Jardin des Tuileries acicalan este escenario. En la plaza hay varias fuentes, como la Fontaine des Fleuves, y el Obelisco de Luxor en el centro.

El amanecer trajo la voluntad de ir a la parte alta de París, Montmartre y visitar la Basilique du Sacré-Cœur (Basílica del Sagrado Corazón). Hay varias formas de llegar hasta allí arriba, pero yo elegí la más difícil; ya que desde la estación de metro de Abbesses las escaleras parecían no terminarse.

El centro de París, a lo lejos, nos deja ganas de fotografiar cada rellano de la escalera cuando bajamos en dirección a la maraña de calles con tiendas llenas de gente.

De vuelta a la Isla de la Cité, con parada en la romántica Pont des Arts (antes de que el municipio ordenara retirar los miles de candados colocados en la estructura) di un paseo a lo largo del río por entre cafés parisinos y floristas. Después, realicé una visita a la Conciergerie, el principal vestigio del antiguo Palacio de la Ciudad. Esta fue la residencia del poder real de Francia desde el siglo X al XIV. En 1392, pasó a ser la prisión del Estado. Fue aquí que estuvo presa la Reina María Antonieta en el transcurso de la Revolución Francesa, saliendo sólo para morir en la guillotina.

En las calles de París

Cuando la noche de invierno ya había llegado, fue tiempo de visitar el Museo del Louvre, además de que observé un espectáculo de baile en uno de los atrios.

Con el vuelo París-Lisboa saliendo al día siguiente poco después de almuerzo. Elegí dormir en el Hôtel des Invalides, un complejo de edificios de museos y monumentos relacionados con la historia militar de Francia; sitio que también fue un hospital y hogar de los veteranos de guerra. La Dôme des Invalides es otro de los edificios de este complejo, una gran iglesia construida para acomodar el cuerpo de Napoleón Bonaparte y de algunos de los héroes de guerra franceses.

Este viaje ha terminado. Todavía no he vuelto a Ámsterdam o Bruselas; pero ya estuve en París de nuevo.

Qué visitar en París en el próximo viaje

Esta lista es bastante más difícil de hacer porque París es una ciudad enorme. Pero están aquí los sitios que considero destacados, basados también en mi regreso a la Ciudad de las Luces un par de años después.

  • La Sainte Chapelle – Santa Capilla (Île de la Cité)
  • Paseo en barco por el río Sena
  • Jardin des Tuileries – haz una caminata por los jardines hasta el Museo del Louvre
  • Musée d’Orsay – el segundo museo más visitado en París, en una antigua estación de trenes que exhibe obras del Impresionismo y Post-impresionismo
  • Château de Versailles, Palacio de Versalles, Patrimonio Mundial de la UNESCO, residencia principal de los reyes de Francia desde Luis XIV a Luis XVI.
  • Les Carrières de Paris – Catacumbas de París, osario subterráneo en un complejo sistema de túneles y cuevas.
  • Cimetière du Père-Lachaise – cementerio con tumbas de figuras de culto como Oscar Wilde y Jim Morrison.
  • Musée de Cluny – museo medieval de un complejo de baños romanos

Deja un comentario

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies