Castillo de Frederiksborg en Dinamarca

Huyendo un poco de los edificios modernos, los hermosos castillos y de todo el encanto romántico que Copenhague ofrece, ¿qué tal ir a una ciudad cercana para enamorarnos aún más de Dinamarca? En un corto viaje de menos de una hora desde la capital del país, se puede llegar a Hillerod y conocer su principal la tarjeta postal.

En una ciudad con poco más de 35 mil habitantes, el Castillo de Frederiksborg es la única gran atracción turística. Y por este simple hecho, Hillerod vale la pena una visita; ya que se trata del castillo más grande del país, un lugar lleno de historias y objetos antiguos.

Castillo de Frederiksborg en Dinamarca

Desde la estación central de Hillerod hasta la puerta del castillo son alrededor 15 minutos de caminata, pasando por la calle principal de la ciudad. El exterior de Frederiksborg es sumamente característico, pero se destaca más que otros castillos del país por haber sido la residencia oficial de casi todos los antiguos reyes y reinas daneses, y también porque su construcción fue considerada revolucionaria en la época.

Construido sobre tres islas, que están ubicadas en medio del lago de Slotssoen, el palacio se encuentra conectado a sus jardines a través de un puente. Actualmente, el lugar fue transformado en museo, donde podrás encontrar una gran cantidad de pinturas de paisajes de la región, retratos de reyes, reinas y muchas otras obras de arte, además de muebles, objetos diversos y tapices.

Una de las historias que alberga el castillo es la del terrible incendio que ocurrió a mediados del siglo XIX, que destruyó buena parte de su construcción. Con la necesidad de hacer la restauración lo más rápido posible, J. C Jacobsen, fundador de Carlsberg, ofreció una gran idea: convertir el castillo en un museo con las obras más importantes del país.

Además de la grandeza y de las obras de artes, Frederiksborg también alberga una iglesia, único lugar que no sufrió daños durante el incendio, por lo tanto, su estructura es original desde su construcción. Una curiosidad: entre los siglos XVI y XVII, esta iglesia era el principal escenario de la coronación de reyes y reinas.

Al salir del castillo, es casi imposible no quedarse paralizado al contemplar el hermoso jardín barroco. Según la historia, cuando el Rey Frederik estuvo en Francia e Italia, le gustaron tanto los jardines de los palacios y castillos que vio que, al regresar a Dinamarca, ordenó que el jardinero proyectara algo similar.

Si después de caminar por la calle principal de la ciudad y visitar esta gran atracción turística, todavía deseas pasar una noche en la ciudad para conocer un poco más el pequeño destino, a continuación se presentan algunos consejos interesantes para armar tu itinerario.

Cómo llegar al Castillo de Frederiksborg

Saliendo de la Estación Central de Copenhague, toma el metro hasta el punto final. Allí, toma el autobús (Tog-bus). En unos 30 minutos legarás a Hillerod.

¿Dónde puedes alojarte cerca del Castillo de Frederiksborg?

  • Hotel Hillerod
  • Rose House Hillerod Bed y Breakfast
  • Hillerod Holiday House

¿Dónde comer en el Castillo de Frederiksborg?

  • Willy’s
  • Grab a BURGR
  • Giovanni’s
Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com