Djerba, una isla mágica

En el sur de Túnez en el Golfo de Gabes, existe una isla encantada en medio de las aguas azul turquesa del Mediterráneo. Cubierta con miles de palmeras, chumberas y olivos, la isla de Djerba ofrece playas de arena blanca y más de trescientos días de sol al año para los muchos turistas que disfrutan de la buena vida en este oasis en alta mar.

¿Cómo no sucumbir al encanto de Djerba? Ni siquiera el mítico Ulises podía convencer a sus compañeros de viaje de la necesidad de salir de la isla encantada.

Djerba tiene prácticamente una sola zona en la que se acumula la gente, Houmt Souk, la capital de la isla. Hount Souk es una ciudad muy agradable con sus casas blancas y calles arboladas. Tiene muchos zocos que hacen las delicias de los turistas en busca de recuerdos de su estancia en la isla de Djerba.

Aunque la mayoría de los turistas se conforman con tomar el sol en las hermosas playas de la isla de Djerba, disfrutando de la comodidad de los muchos hoteles que ocupan el perímetro de la misma, otros disfrutarán también de los edificios religiosos y militares de Djerba. Usted descubrirá, por ejemplo, el Borj el Kebir, una fortaleza construida en el siglo XV sobre el puerto de Hount Souk, la Mezquita Fadhloun en Midoun, una de las 300 mezquitas más grandes de Djerba, o los restos arqueológicos romanos en Henchir Bourgou, Ghizen o Meninx.

Djerba

En el centro de la isla de Djerba se descubre la sinagoga judía, con su decoración oriental y una de las Torás más antiguas del mundo y desde el puerto de Houmt Souk se ofrecen excursiones en las que es posible tener la suerte de ver a grupos de delfines.

El sector turístico en Djerba

Djerba cuenta con unos veinte kilómetros de playas de arena, ubicados principalmente en el extremo oriental de la isla, lo que llevó a Gustave Flaubert ponerle el apodo de «Isla de las Arenas de Oro«. Las playas más bonitas se encuentran en el noreste (Sidi Hacchani, Sidi Mahrez y Sidi Bakkour), al este (entre Sidi Garrous y Aghir), al sur (cerca de Guellala) y al oeste (Sidi Jmour).

Hasta la década de 1950, las playas solo eran utilizadas durante las visitas (Ziara) mientras que los residentes descansaban en los morabitos. Sin embargo, con la llegada de Club Med en 1954 y el desarrollo del turismo en 1960 (la primera construcción de un importante hotel ocurre en 1961), estas playas de Djerba son cada vez más populares.

El gobierno de Túnez es ahora el principal actor realizando inversiones y dando ventajas fiscales y financieras a los establecimientos turísticos, que son en su mayoría construidos en la costa oriental de la isla.

En 1975, el turismo alcanza una importancia y proporción que no se había imaginado nadie en la isla de Djerba, y en la década de 1980, el turismo realmente despegó para convertirse en la principal actividad económica de la isla.

Los espacios permiten la construcción de grandes hoteles con una tasa media de ocupación que alcanzó el 68% en 1999, poniendo Djerba en la segunda posición entre los sitios turísticos de Túnez.

En 2009, existen 49147 plazas hoteleras para nueve millones de pernoctaciones anuales (8300 camas en 1975, 14409 en 1987 y 39000 en 2002), distribuidas en 135 hoteles (frente a 48 que había en 1987), la tasa de lealtad de los clientes (los que repiten destino) es de aproximadamente un 45%. El sector emplea a unas 76000 personas, tres veces más que en 1987, aunque el número de puestos de trabajo directos sólo representa unos 15000 puestos de trabajo a menudo precarios debido a su temporalidad.

Hotel el Mouradi Menzel en Djerba
En 2005, la zona turística se extiende otros veinte kilómetros en Aghir sur y el norte Houmt Souk. Sin embargo, un gran número de camas se utiliza solamente en verano y los bajos precios inducidos por la competencia no permite un buen mantenimiento, el parque hotelero está envejeciendo, provocando una desaceleración en el crecimiento del turismo a la isla de Djerba.

Para mantener y hacer crecer el negocio, se presentan nuevos productos a través de la creación de nuevas actividades (golf, casino, museo, centro comercial y parque temático). Entre las actividades disponibles se incluyen pistas de tenis y otros deportes, varias estaciones ofrecen esquí acuático, jet-ski o. Se ha abierto una bolera cerca del campo de golf. Por otra parte, un puerto deportivo permite a los barcos de recreo ser amarrados sin dificultad.

La presencia del aeropuerto internacional de Djerba-Zarzis y la inversión en mejores carreteras contribuye a hacer de Djerba un centro turístico importante, generador importante de crecimiento económico para la región.

Tags:

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies