El impresionante castillo de Neuschwanstein

El castillo de Neuschwantein es un lugar idílico, y único por arquitectura y emplazamiento. Está situado en Füssen, en la provincia de Baviera. Éste castillo es uno de los que forman la Ruta Romántica.

La imagen del castillo ha dado la vuelta al mundo, aunque poca gente lo ha visto en fotos alguna vez o sabe su nombre. El castillo del logotipo de Walt Disney, que todos hemos visto alguna vez, está inspirado nada más y nada menos que en Neuschwanstein. Walt Disney andaba buscando una imagen realmente imponente para su empresa, y fue en Alemania donde la encontró.

Este majestuoso castillo fue un encargo del rey Luis II de Baviera, también llamado el Rey Loco. Su construcción empezó en verano de 1868, y hasta 1873 no se encontró en condiciones de ser habitado. Se abrió al público tras la muerte del rey, en 1886.

Actualmente Neuschwanstein es el castillo más visitado de Europa, aproximadamente 1,3 millones de visitantes cada año admiran el “castillo de cuento de hadas”, como se le llama también por haber inspirado a Disney.

El Castillo de Neuschwanstein en Baviera, Alemania.

El Castillo de Neuschwanstein en Baviera, Alemania.

Los tickets sólo pueden comprarse en Ticketcenter de Hohenschwangau, que está al lado del parking donde están las demás tiendas y restaurantes. También es posible comprar los tickets online  aquí.

La entrada vale 9 euros, aunque es posible comprar un pack para visitar también el castillo de Hohenschwangau (el castillo del padre de  Luis II) al precio de 17 euros. El aparcamiento tiene un coste de 4 euros por todo un día. Y se pueden pedir unas audio-guías sin cargo, que nos irán orientando en todo momento cada vez que avancemos en el recorrido. La entrada es gratis para menores de 18 años y 8 euros para mayores de 65.

Conviene ir con tiempo porque suelen hacerse largas colas, sobre todo en verano donde no es raro ver 3.000 o más personas esperando.

En los alrededores el castillo todo es paradisíaco y bucólico, con lago con cisnes y patos incluidos donde incluso se celebran bodas. Y si tenéis ocasión de mirar desde una de las torres tendréis una vista preciosa, donde se ve el castillo de Hohenschwangau a lo lejos, donde Luis II pasó su infancia. Sólo tenéis que mirar la foto…

Fachada lateral del castillo.

Fachada lateral del castillo.

Desde el pueblo hasta arriba se puede coger un autobús o subir caminando. Yo recomiendo subir en autobús, disfrutar el mítico castillo, y luego salir y caminar hasta el puente desde donde se pueden tomar fotos como la primera de éste artículo. Luego bajar caminando por un sendero que serpentea por un frondoso bosque, de esos que sólo se ven en Europa Central.

A medio camino antes de llegar al pueblo, se puede parar a tomar un Deutscher Kaffee en un bar que hay al lado del camino.

Para comer barato, en el pueblo hay un sitio de comidas sencillas pero muy sabrosas con unas mesas al aire libre. La comida consiste en pollo, patatas y salchichas principalmente, aunque también se puede optar por un bocadillo igualmente bueno. Por supuesto, acompañar con una buena cerveza alemana.

Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com