El palacio de Topkapi, una joya arquitectónica en Turquía

El castillo fue construido por el Sultán Mahmet II, y con el paso del tiempo se ha transformado en un edificio emblemático para la ciudad de Estambul. Cabe señalar que Mahmet II fue el sultán que planeó cuidadosamente la conquista de Constantinopla, a base de artillería pesada. Dicen los historiadores que quien se encontraba en Constantinopla y oía el estruendo de los cañones de Mahmet II, imaginaba que se trataba del fin del mundo.

En fin, este fue un sultán famoso por su extravagancia y bisexualidad, y este palacio fue, sin duda, su más grandiosa obra. El palacio se encuentra en una zona de 700.000 m2 y cuenta con cuatro patios principales. Se encuentra dividido en dos partes, la zona administrativa y el Harem  (Harén) – donde el sultán vivía su vida privada. Por cierto, los harenes no eran zonas del palacio llenas de esclavas sexuales del sultán.

 

En realidad, todo aquel que vivía allí trabajaba para la comodidad de la familia del sultán. Las mujeres tenían sus funciones en el quehacer de la casa y, en caso de que el sultán se interesase por ellas, podrían tener una noche con él. Lo que en realidad es un poco loco, ya que muchas de las empleadas acababan contando los días para tener su noche con el sultán.

En tu visita al palacio, no te puedes perder: la Puerta del Saludo, la Puerta de la Felicidad, el Salón de Audiencias, la Fuente de Ahmet III, la Iglesia de Santa lrene, en el Pabellón de la Circuncisión, el Jardín de los Tulipanes y, especialmente, el Tesoro Imperial.

Tesoro Imperial

Un enorme diamante

Lo que más destaca de esta hermosa exposición de joyas y objetos preciosos es un enorme diamante de 86 quilates. Cuando lo veas te darás cuenta de que es realmente grande. La leyenda dice que el sultán mandó a hacer un anillo para poder portar la piedra, pero al final, la piedra resultó ser tan grande que el anillo era imposible de usar. Por ello, fue incrustado en un colgante de plata rodeado por otros 49 diamantes más pequeños, aunque probablemente no haya sido usado por mucho tiempo, ya que no parece nada cómodo. Para que te des una idea de su tamaño, es más grande que un huevo de gallina, y es considerado como el cuarto mayor diamante en el mundo y es mantenido bajo la máxima seguridad en la tercera sala de la exposición del Tesoro Imperial en el palacio. Dice la leyenda que fue hallado en la basura y se vendió por casi nada.

Daga de esmeraldas

Es otra joya famosa de la exposición que apareció en la película estadounidense «Topkapi». Tiene ese nombre debido a las tres esmeraldas alojadas en su mango. Fue un regalo del Sultán Mahmud I al conquistador iraní Nadir Shah. Por desgracia, la joya nunca fue entregada debido a que dicho conquistador fue asesinado cuando los embajadores turcos otomanos llegaron a Irán.

La cuna de oro

La expresión nacido en “cuna de oro” tiene sentido para el hijo de un sultán. La cuna de oro expuesta en Topkapi es un ejemplar de joyería refinada hecha en el siglo XVI. No se sabe a ciencia cierta para quien fue hecha. Pero se especula que para el Príncipe Mustafa, el Príncipe de Cihangir, el Príncipe de Beyazid o Príncipe Selim. Otros dicen que era especial para las hijas de los sultanes.

Tronos de oro

Los tronos utilizados por los sultanes en eventos oficiales tenían la seguridad que su posición pedía: hechos de oro y con incrustaciones de piedras preciosas. Hay ejemplares muy bien conservados en la exposición del Palacio de Topkapi.

Deja un comentario

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies