Guía de Guimaraes

Incluso antes de que Portugal se convirtiera en un país, la ciudad-cuna nació con D. Afonso Henriques, primer rey de Portugal, que aquí ganó la soberanía del Condado Portucalense.

Y vaya que el centro histórico de la ciudad es encantador. Por ello, el principal consejo para comenzar el paseo es el castillo clasificado como Monumento Nacional. Este es uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad y surgió, inicialmente, como un monasterio. Para proteger a los monjes que allí habitaban de las hordas moras, por lo que esta fortaleza fue erigida. Así mismo, dice la historia que aquí nació D. Afonso Henriques.

A continuación, te presentamos la historia de la ciudad de Guimaraes:

Guimarães – la Cuna de la Nacionalidad

La ciudad de Guimarães es considerada la «cuna» de la nacionalidad portuguesa, pues, además de que, según la tradición, aquí nació el primer rey de Portugal, también fue en este lugar que se dieron los hechos más notables que condujeron a la independencia de Portugal.

Guimarães se encuentra situado en el Baixo Miño, región donde el verde se espraia sobre la tierra, cubriendo los montes con extensos bosques de pino, y los valles altos con viñedos, que dan a la tierra una característica única en el conjunto del territorio portugués.

La historia de Guimarães, que comienza con la Condesa Mumadona Dias , mujer de D. Ermegildo Mendes conde de Tuy y del Puerto, noble gallega, que en el siglo xix. X, recibió del gobernador de Galicia, Ramiro II la concesión de la villa de Creixomil.

Prosigue con Enrique de Borgoña y la leonesa maría Teresa, que obtuvieron el Condado Portucalense y generaron Afonso Henriques; y se concluye con el combate de Afonso Henriques en contra de la injerencia de León y Castilla, afirmando , a partir de la batalla de San Mamede ( 1128 ) y la pelea con su madre, la existencia de Portugal, la existencia, que sería reconocida por bula papal en 1179. Ya antes, en 1143, D. Alfonso VII, Rey de León , aceptó el nuevo reino cristiano.

D. Juan I cumple un voto de peregrino a la Señora de la Oliveira y beneficia a la iglesia, el Duque de Braganza, D. Alfonso, construye, en la acrópolis del castillo, su majestuoso Palacio Ducal.

El siglo XVI conoce una nueva carta de D. Manuel I de la Villa. El convento de la Costa es abandonado por los Agustinos y entregado a los Jerónimos, que ahí empiezan las grandes obras y establecen una Universidad. En la segunda mitad del siglo construyen el convento de Santa Clara y la Iglesia de la Misericordia.

En la primera mitad del siglo XIX, el pueblo sufre las consecuencias de una sociedad afectada en primer lugar por las invasiones francesas, así como por las políticas internas. En 1853, un año después de la visita de la Reina D. Maria II, Guimarães recibe el título de ciudad.

El desarrollo industrial surge entonces, en los textiles, cueros, cuchillería, cerrajería, forja y orfebrería, haciendo que la ciudad sea uno de los mayores centros industriales del país.

Castillo de Guimarães, Cuna de Portugal

Fue construido inicialmente por Mumadona Dias y su marido Hermenegildo Garcia. Se encuentra en la cima de una elevación ocupada por un parque lleno de árboles y césped, sito a pocos metros de la iglesia románica de S. Miguel del Castillo y del Palacio de los Duques de Braganza.

Se trata de un edificio de planta sub-triangular, con unos delimitando un patio en el centro del cual se implementa la torre del homenaje. La cerca es reforzada por 8 torres cuadrangulares, 4 de las cuales defendían las 2 puertas de acceso al interior.

Las torres se encuentran coronadas por bases piramidales. Cuenta con 2 escaleras estrechas, encajadas en la muralla junto a la puerta E. del castillo, que da acceso al camino de ronda. Adosada a la cerca, por el interior del lado N, hay restos de la alcazaba con grandes ventanas y chimeneas repartidas en dos pisos altos. La torre cuadrangular mide c. de 27 m de altura.

La Guimarães actual supo conciliar su historia, la preservación del patrimonio cultural y social, la calidad de vida de la población y las tradiciones populares, que las fiestas de Nicolinas y las fiestas Gualterianas son un ejemplo, con el dinamismo y espíritu emprendedor que caracteriza a las ciudades modernas, en un equilibrio que se tradujo en su nombramiento como Capital Europea de la Cultura en 2012. De entre los diversos aspectos del evento destacan los siguientes: Guimarães 2012 no representa una carga financiera para el Estado español, antes ha contribuido a disminuir el impacto de la recesión económica en la región circundante; la amplia programación se ha caracterizado por la calidad y por la diversidad; hubo participación de la comunidad y de los agentes culturales locales, la descentralización de los eventos y el uso recurrente del espacio público como escenario de eventos culturales; la calidad de las obras realizadas, en su mayor parte previstas desde hace años en los programas de la entidad; en general, los objetivos se han cumplido; en general, la apreciación del público y de los diferentes agentes, fue muy favorable.

Desde lo alto del Monte de la Peña – el punto más alto de Guimarães – se tiene una vista increíble sobre la ciudad. Aquí puedes disfrutar del camping, del centro ecuestre, del campo de mini-golf, etc, y visitar el Santuario de la Peña. Además, el acceso puede ser en coche, o en teleférico.

Para el deporte o el ocio, la ciudad de Guimarães acoge el Parque de la Ciudad con cerca de 30 hectáreas, equipado con dispositivos deportivos, rutas de senderismo, zonas de picnic y un restaurante/bar.

Las plazas y los anchos del centro histórico de Guimarães, son lugares de paso obligado. Además de acoger a monumentos emblemáticos, son lugares de reunión de los habitantes y turistas en sus muchas terrazas, cafeterías y restaurantes tradicionales.

Centro histórico: puntos a visitar

– Plaza de Santiago

Esta plaza de rasgos medievales es un importante punto de encuentro, tanto los habitantes como los turistas, ya que reúne numerosos restaurantes, terrazas y bares. Es uno de los mejores lugares en la ciudad de Guimaraes para conocer más de la gastronomía portuguesa; además de poder disfrutar de algunos de los postres más populares y deliciosos de la región.

– Largo da Oliveira

En este largo, encontramos algunos hitos históricos de la ciudad como la Iglesia de Nuestra Señora de Oliveira, el Patrón del Salado – un monumento singular por su forma y arquitectura – y la Domus Municipalis, un edificio de fachada gótica, que antaño sirvió como Ayuntamiento.

– El Largo do Toural

Este amplio refleja gran parte de la historia vimanarense, siendo incluso considerado como «la sala de visitas» de la ciudad. Está franqueado por las fachadas pombalinas y en ella destaca la torre subsistente de la antigua muralla.

– Calle de Santa María

La calle de Santa María es una de las más antiguas de la ciudad y durante mucho tiempo hacía la conexión entre el convento de Santa Clara (actual Ayuntamiento de Guimarães) y el castillo. Al caminar por la zona, puedes observar importantes referencias arquitectónicas como la Casa del Arco, la Casa Gótica de los Valadares y la Casa de los Peixotos. Si visitas Guimaraes, no puedes perderte un paseo por esta calle tan representativa.

Monumentos a visitar

Además del Castillo de Guimarães, el patrimonio monumental es muy rico en esta ciudad. Fuera del centro, no puedes dejar de descubrir la Citânia de Briteiros que se encuentra en la cima del monte de San Román, donde encontrará importantes vestigios de pueblos proto-históricos y donde se puede admirar el esquema de urbanismo y la arquitectura de hace más de 2000 años.

– La capilla de San Francisco

La construcción de la Capilla de San Francisco, en Guimarães, se remonta al siglo XV y en el exterior son visibles los trazos góticos y románicos. En su interior, y va desde el gótico hasta el barroco y destaca la talla dorada, la azulejería tradicional que relata la vida de san Antonio, y algunos frescos y pinturas.

– La capilla de San Miguel

Dice la historia que fue en esta pequeña capilla que D. Afonso Henriques, el primer rey de Portugal, fue bautizado. A pesar de que, en realidad, esta afirmación no tiene coherencia temporal, ya que el templo data del siglo XIII, en su interior se encuentra la supuesta fuente de la ceremonia.

– Convento de Santo António dos Capuchos

Este monumental convento, el antiguo hospital de la Santa Casa de la Misericordia, preserva el legado artístico y cultural de la institución. Este edificio, construido como convento en el siglo XVII, y comprado por la Misericordia en 1842, los visitantes pueden recorrer los pasillos, patios y claustro, así como visitar la Iglesia del convento y de la sacristía del siglo XVIII.

– Escultura de la Condesa Mumadona

Frente al tribunal, se puede observar una estatua en bronce, sobre una base de granito, la de la Condesa Mumadona, una figura ineludible en la creación de la ciudad de Guimarães.

– Iglesia de Nuestra Señora de la Oliveira

¿Sabías que esta iglesia es considerada como «uno de los más significativos ejemplos de la arquitectura gótica en el norte del país»? También conocida como Iglesia de la Colegiata de Guimarães, se encuentra situada en el centro histórico de Guimarães y de su ocupación inicial tiene origen en un monasterio pre-románico, fundado por Mumadona Dias, en el año 949.

Museos a visitar

Existen algunos museos por demás interesantes en la ciudad de Guimaraes, a continuación, te presentamos algunos de los más interesantes:

– Museo de la Sociedade Martins Sarmento

Este es uno de los más antiguos museos arqueológicos del país y se encuentra instalado en la sede de la SMS. Las colecciones están divididas en diferentes secciones, entre ellas la sección de epigrafia y escultura antigua, y la sección de arte moderno y contemporáneo.

– Museo de Alberto Sampaio

Este museo acoge importantes colecciones de arte sacro, azulejos, orfebrería y esculturas del período medieval y del renacimiento hasta el siglo XVIII.

– Museo de la Cultura Castreña

La cultura castreña – concerniente a la cultura específica del noroeste de la Península Ibérica tiene en el Solar de la Puente, un museo dedicado a su historia y evolución.

– Palacio de los Duques de Braganza

Esta ostentosa casa señorial fue mandada construir por el rey D. Alfonso (primer Duque de Braganza), en el siglo XV, y su interior está repleto de elementos de la Era de los Descubrimientos. Acumula las funciones de museo tiene una exposición permanente de esculturas y pinturas del artista autóctono José Guimarães – y sigue siendo la residencia oficial del Presidente de la República Portuguesa, cuando se encuentra en el norte de España.

¿Qué comer en Guimaraes?

La cocina vimaranense destacan platos de la gastronomía portuguesa, como la lamprea, el bacalao, los cohetes, la cabidela, entre muchos otros. Otra especificidad gastronómica es la «cocina de pareja» que incluye especialidades tradicionales como el caldo verde, las sardinas, los aperitivos, las carnes de cerdo, entre otros platos. En los dulces, se distingue la tarta de Guimarães; así como el Tocinillo de Cielo. Si deseas probar los mejores platillos de la comida de Guimaraes, debes de saber que por toda la ciudad encontrarás excelentes opciones, aunque las más solicitadas las puedes visitar en la zona más vieja de la ciudad, donde también encontrarás la mayoría de las atracciones turísticas.

 

Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com