Acuario en Gijón

Guía turística de Gijón

La localidad asturiana de Gijón mantiene su conexión con el Cantábrico y es difícil encontrar un lugar que no se dirija hacia el. Ya los romanos, en los primeros siglos, se asentaron en el cerro de Santa Catalina para poder otear el horizonte y descubrir a posibles enemigos que vinieran desde el mar. El tiempo fue pasando y se convertiría en fuente de ganancias. El puerto sigue teniendo gran importancia económica para la ciudad, considerado como uno de los más importantes a nivel nacional en la descarga de mercancías.

Si se habla de Gijón no puede dejar de mencionarse la playa de San Lorenzo, lugar de encuentro de sus vecinos, tanto en invierno como en verano, temporada en la que acoge buena parte de las fiestas que se desarrollan en la villa. No es el único arenal que hay en la ciudad, cuenta con varios más, que rodean Gijón de uno a otro extremo.

Además de mirar al mar, en los últimos años Gijón ha querido convertirse en un referente cultural. El Teatro Jovellanos es desde hace décadas parada obligatoria para los artistas y las obras teatrales de primera línea. No falta tampoco un nutrido grupo de museos, que dan muestra del arte asturiano en muchas ocasiones. El Museo Nicanor Piñole, la Casa Natal de Jovellanos, el Museo del Pueblo de Asturias o el del Ferrocarril son algunas de las paradas obligatorias para quienes visitan la ciudad por primera vez.

Acuario en Gijón
Acuario en Gijón

Lo mismo ocurre con el Jardín Botánico, el Acuario de Poniente o LABoral Ciudad de la Cultura. Se trata de tres de las últimas instalaciones creadas en Gijón y que ofrecen diferentes opciones de ocio en función de lo que cada uno busque. El Jardín ofrece un recorrido de lo más completo por la naturaleza, mientras que el recinto marítimo hace las delicias de los más pequeños, que pueden tener a unos centímetros de distancia (el groso de los cristales de seguridad de las piscinas) a tiburones, pingüinos o tortugas gigantescas.

La ciudad mantiene en pie numerosos edificios que han sido testigos del paso de los siglos en la ciudad, tal y como se puede apreciar en su casco histórico. El centro de la ciudad se ha convertido no sólo en un referente arquitectónico, sino también gastronómico. Paseando por el barrio de Cimadevilla y los alrededores del ayuntamiento se pueden encontrar a numerosas personas disfrutando de una sidra en plena calle o degustando las exquisiteces de la gastronomía asturiana en alguno de los muchos establecimientos que hay allí ubicados. Dar cuenta de los platos típicos de la región mirando al mar Cantábrico es una de las mejores formas de poner punto final a una visita a Gijón.

Tags:

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies