Mandraki en la isla de Rodas

Isla de Rodas

El sol forma con el mar y la arena una tríada perfecta para definirlo como el lugar ideal de vacaciones. Y esta es una definición que no pasa desapercibida, porque en temporada alta la isla de Rodas se llena literalmente de turistas.

El aspecto paradisiaco de la isla de Rodas la ha convertido en destino ideal de miles de turistas, en especial centroeuropeos, que han desvirtuado en buena parte el carácter y el paisaje del lugar. Siempre queda, no obstante, el recurso de evitarlos en épocas menos turísticas pero en que el clima de la isla es igualmente benigno, o de apartarse de las playas del norte, donde se concentra la mayoría.

Mapa de la isla de Rodas
Mapa de la isla de Rodas

Con 78 kilómetros de largo por 38 kilómetros de ancho y 82.000 habitantes, la isla de Rodas es la más grande del Dodecaneso, uno de los archipiélagos que se sitúan entre Grecia y Turquía, en el mar Egeo. La Ciudad de Rodas, al norte de la isla, está rodeada al este y al oeste por el mar. En ella se funden las culturas que pasaron por la isla y que han dejado su huella en los edificios y en el carácter de sus pobladores actuales.

Erigida en el 408 antes de Jesucristo, la ciudad enseguida se convirtió en un importante centro helenístico. Su situación estratégica la convirtió en lugar propicio para la escala de las naves cristianas durante las Cruzadas.

Tras la caída de la fortaleza de San Juan de Acre en Tierra Santa (1291), el último reducto cristiano, los Caballeros de San Juan de Jerusalén arrebataron la isla a los genoveses que la poblaban y la convirtieron en un bastión inconquistable durante doscientos años, resistiendo el asedio del sultán de Egipto (1444) y de Mehmet II (1480) pero capitulan en 1522 al largo asedio de Solimán II.

Mandraki en la isla de Rodas
Mandraki en la isla de Rodas

Permanecerá en poder de los turcos hasta 1912, en que pasa a manos italianas con otros restos del imperio otomano. En 1948, regresa definitivamente a la soberanía griega.

Un ferry comunica la isla con Grecia en un trayecto de 18 horas, pero el medio de transporte más habitual para los turistas son los 45 minutos de avión desde Atenas al aeropuerto internacional Diagoras. Situado a 17 kilómetros de la ciudad, es el único aeropuerto comercial de los tres de que dispone la isla.

Actualmente llamado Mandraki, el puerto antiguo se sitúa al este de la ciudad, con su bocana flanqueada por dos estatuas de sendos ciervos en los lugares donde se cree que hace más de dos mil años se situaron los pies del célebre Coloso, la estatua de Helios de 32 metros de altura que Cares de Lindos construyó en bronce para proteger la entrada del puerto y que fue considerada como una de las siete maravillas del mundo. Un terremoto lo derribó en el 226 antes de Cristo y ocho siglos después, un árabe vendió los restos a un comerciante judío, que se los llevó a lomos de 900 camellos.

Fuerte de San Nicolás en la isla de Rodas
Fuerte de San Nicolás en la isla de Rodas

El fuerte de San Nicolás, construido en el siglo XV por los caballeros de San Juan, y el faro, cierran el puerto por el norte. Se conservan también tres molinos de viento que se empleaban para moler el grano que traían los barcos. Muy cerca se encuentra la iglesia de la Anunciación, la catedral ortodoxa en estilo gótico. Un poco más al norte está la residencia del gobernador, que los italianos construyeron junto con el Ayuntamiento, el Teatro Nacional y los juzgados.

Hospital de los Caballeros en la isla de Rodas
Hospital de los Caballeros en la isla de Rodas

La imponente Puerta de la Libertad da acceso a la ciudad medieval, rodeada de una muralla del siglo XIV y que tiene el mismo aspecto que las ciudades de los cruzados en Tierra Santa, repleto de iglesias, palacios, minaretes y mezquitas.

Enseguida se alcanza el Templo de Afrodita y el Museo Municipal de Arte, especializado en artistas griegos.

Templo de Afrodita en la isla de Rodas
Templo de Afrodita en la isla de Rodas

La Calle de los Caballeros nos conduce entre los edificios medievales que nos evocan otras épocas y otras costumbres. Se reparten las ocho posadas en las que podían alojarse los caballeros según pertenecieran a una de las ocho provincias que integraban la orden. La de España se conoce como Castellanía y hoy alberga la biblioteca.

El Hospital ha sido restaurado para albergar un museo arqueológico. Destaca también el palacio de los Grandes Maestros, construido en el siglo XIV pero destruido por los turcos en 1856. Los italianos lo reconstruyeron para servir de residencia al rey Victor Manuel II y a Mussolini.

Al sur queda la torre del reloj y la mezquita de Solimán, cercana a la calle Sócrates, que aún conserva en su carácter algo de bazar árabe. Descendiendo la calle se alcanza la cámara de comercio, un bello edificio del siglo XV, al igual que la iglesia de San Pateleimon, ubicado al este más allá de la plaza de los mártires judíos.

La Plaza de Sócrates en la isla de Rodas
La Plaza de Sócrates en la isla de Rodas

A 47 kilómetros de la ciudad de Rodas se encuentra la aldea de Lindos, que conserva en sus calles empedradas y sus casas encaladas todo el carácter de una villa pesquera medieval. Construida en una ladera junto al mar, destaca el templo de Atenas y el castillo de los caballeros, del siglo XV. Además la iglesia de San Juan, de estilo bizantino, y que puede ser visitada al igual que algunas casas del mismo siglo que han sido restauradas. El pequeño puerto se ha llamado Agios Pavlos en honor a San Pablo, de quien se dice que pernoctó aquí.

Otras interesantes poblaciones de la isla son Koskinou, Kalithea, Faliraqui, Landiko, Afandou, Kolimbia, Tsambika, Katavia o la península de Prassonissi cubierta de dunas y accesible únicamente en verano, antes de que el mar lo convierta en una verdadera isla durante el invierno. Algunos de estos lugares se encuentran relativamente a salvo de los turistas, que se limitan a tumbarse en las playas, y conservan aspectos de la antigua tradición rodia.

El valle de Petaloudes en Rodas
El valle de Petaloudes en Rodas

La Acrópolis de Ialisos, rodeada de un bosque de pinos, se eleva en un lugar estratégico sobre el Monte Filerimos. Es una de las tres ciudades fundadas por los dorios en la isla. Kamiros es otra de estas ciudades, y fue descubierta por los arqueólogos en 1928 después de siglos de olvido.

En el interior de la isla abundan los bosques de pinos y hayas. Especialmente célebre es el valle de Petaloudes, donde en el verano se reúnen millones de mariposas-tigre en un espectáculo único.

Muy típica de la isla es la ensalada de tomate, cebolla, queso de cabra, aceite, pepinillos y aceitunas negras. También el tzatziki, o yogur con pepino y ajo; la dolmadaquia: pimientos rellenos de carne con arroz; taramosalata, huevas de pescado, patatas y zumo de limón; o moussaka, carne picada con patatas y berenjenas.

Para beber, el típico retsina, o vino griego y el ouzo (aguardiente). Para tapeo destacan el pulpo y el queso fresco. Las mejores tabernas están detrás de la zona de Sócrates, en la ciudad.

Las fiestas más importantes son la subida al monasterio de Tsabikas, el 7 de Septiembre, en que las mujeres estériles acuden a pedir por su fertilidad y el Carnaval de Aprokies la segunda semana de Febrero.

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies