La sirenita de Copenhague

Se dice que esta escultura localizada a la orilla del mar, es un regalo que realizó un cervecero de la ciudad, con el fin de rendir homenaje a uno de los escritores y antologadores de cuentos infantiles más conocidos de todos los tiempos: Hans Christian Andersen.

Con el paso del tiempo, la sirenita de Copenhage se ha transformado de uno de lo símbolos más importantes y conocidos de la capital de Dinamarca; un regalo en honor al que probablemente es el escritor más querido que ha tenido la ciudad.

La sirenita de Copenhage es una escultura de bronce, con una altura que supera el metro de altura y un peso que ronda los 180 kilos, colocada sobre una roca en la zona portuaria de la capital. El cervecero que la mandó realizar fue Carl Jacobsen, fundador de la reconocida cervecería Calrsberg, en el ya lejano año de 1913.

Según el cuento del autor danés, mismo que sería posteriormente llevado a la pantalla grande, con algunos cambios, por Disney, la sirenita renunció a seguir siendo una criatura del mar por el amor de un príncipe humano.

Imagen de la sirenita de Copenhague

La sirenita es visitada por miles de turistas cada día, y es uno de los símbolos preferidos de la ciudad para tomarse una fotografía. Además, el lugar constituye un perfecto sitio para observar la belleza del mar Báltico.

Existe una historia bastante particular relacionado con la creación de la escultura. El artista encargado de realizarla fue Edvard Eriksen, quien para llevar a cabo esta obra, deseaba tomar por modelo a Ellen Price, una reconocida bailarina danesa; no obstante, ésta se negó a posar desnuda para la relización de la escultura, por lo que Eriksen sólo pudo emplear el rostro de Price en su creación, teniendo que utilizar el cuerpo de su esposa para completarla.

La sirenita de Copenhage ha tenido tanto éxito entre turistas, que en diversas ciudades del mundo se han realizado copias o esculturas basadas en ésta, por ejemplo, en la ciudad polaca de Varsovia existe una representación de ella. Incluso la sirenita llegó a ser transportada al extranjero, en específico a China, en el año de 2010, con el motivo de una exposición universal.

No obstante, no todo es alegría en la historia de la escultura de la sirenita; ya que desde que fue colocada en este sitio en el año de 1913, la sirenita de Copenhage ha sido vandalizada en diversas ocasiones; por ejemplo, fue decapitada en dos ocasiones, en otra le cortaron un brazo y más de una decena de veces ha sido pintada.

Cuando fue propuesta la entrada de Turquía en la Unión Europea, alguien colocó una burka en la sirenita, a modo de protesta; y en otra ocasión, en una actitud lamentable, lució un traje relacionado con el Ku Klux Klan estadounidense.

A pesar de estas acciones cometidas en contra de la obra durante décadas, siempre ha sido posible restaurarla y llevarla de nuevo a su estado original (puesto que la ciudad conserva los moldes con los que Eriksen realizó a la sirenita). Por lo que ya cuenta con más de 100 años de vida.

Hoy en día, la sirenita de Copenhage cuenta con una hermana a una distancia de unos pocos metros, fue colocada en su sitio en el año del 2000 y se le conoce popularmente como La sirenita genéticamente alterada; esta escultura fue obra de Bjorn Noergaard.

La sirenita de Copenhage constituye uno de los símbolos por excelencia de la capital danesa, y merece una visita obligada y una fotografía posando junto a ella. Sin duda, uno de los sitios más emblemáticos de Dinamarca.

La famosa historia de la sirenita de Copenhague tiene su origen en la capital de Dinamarca. Edgar Eriksen construyó una estatua sobre una roca en el Mar Bático. Ciertas personas que no creen ni respetan la historia que hay detrás de la sirenita de Copenhague la han dañado, pero al final, siempre fue reconstruida.

La legendaria historia de la sirenita de Copenhague se desarrolla en la capital del país escandinavo.

En nuestro viaje a Dinamarca podremos visitar la estatua y conocer su historia.

Leyenda de la sirenita

Cuenta la historia que los marineros del Mar Bático quedaban encantados por los cantos de las sirenas. Y un sencillo pescador se vio embrujado por el bonito canto de una sirena.

Aquella sirenita decidió tener aspecto de mujer para conquistar el amor del príncipe del que se había enamorado, perdiendo su condición inmortal de sirena.

Esta historia es una tradición que se transforma en mito por el paso de generación tas generación. Hasta que en 1837, Hans Christian Andersen escribió el cuento «La Sirenita«, este escritor, a través de todos sus cuentos, ejerce una Influencia notable en la literatura universal, y sigue haciéndolo, por ejemplo, con el relato que escribió de la Sirenita, y que ha conocido diferentes versiones e incluso películas en que se simplifica su historia.

La sirenita quiere convertirse en humana para tener alma, con ayuda de una bruja consigue hacerlo, y finalmente decide morir a pesar de que puede salvarse. Es dueña de su persona.

La Sirenita de Copenhague

La Sirenita de Copenhague

Una estatua para recordar a la Sirenita

Carl Jacobsen le encargó a Edgar Eriksen que realizase la escultura de La Sirenita de Copenhague. En el año 1913, Eriksen realizó la escultura, tomando como fuente de inspiración a la famosa bailarina Ellen Price, del Ballet Real de Dinamarca. La bailarina se negó a desnudarse para hacer de modelo, y Eriksen tuvo que conformarse con que su mujer le sirviese como modelo.

El resultado de la escultura que realizó Eriksen obedece al gusto de los daneses por las líneas simples. El material del que está hecha la escultura es bronce fundido. La sirenita de Copenhague pesa 175 Kilogramos y mide 1,25 metros. Sin embargo, al verla de cerca no da La Sensación de ser tan grande porque contrasta con la inmensidad del mar y de los barcos cargueros que pasan por la bahía.

El 23 de Agosto de ese mismo año se colocó la estatua de la sirenita de Copenhague, a la entrada del Mar Báltico, sobre una base de de piedras.

La sirenita de Copenhague, llamada también «la pequeña señora del mar» se convirtió en punto de encuentro para todos los marineros. Visitaban la escultura de la sirenita con la intención de confesar sus infidelidades durante sus viajes y aliviar su conciencia.

Ataques a la sirenita de Copenhague

Esta escultura danesa ha sufrido diferentes ataques, en distintas ocasiones fue decapitada, manchada con pintura roja, arrancada de su base de piedras… Algunos no aceptan que la sirentia sea un símbolo de Copenhague.

La sirenita de Copenhague fue atacada por primera vez el 23 de abril de 1963, que fue cubierta con pintura roja. Al año siguiente fue decapitada; el 15 de junio de 1976 fue cubierta nuevamente con pintura roja. El 22 de julio de 1984 le arrancaron el brazo derecho. El 5 de agosto de 1991 volvieron a intentar cortarle la cabeza. El 6 de enero del 98 volvió a ser decapitada..

Los últimos ataques que sufrió la sirenita de Copenhague fueron el 10 de septiembre de 2002, que fue arrancada del pedestal y arrojada al agua. El 23 de Agosto de 2003 cumplió 90 años.

Pese a todos los ataques recibidos, la estatua siempre ha podido ser reconstruida. Está hecha de bronce y se conservan los moldes de todas las partes de su cuerpo.

La sirenita de Copenhague es el símbolo más querido de la capital de danesa y la más visitada y fotografiada por los viajeros.

Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com