La Torre Petrín de Praga

La Colina de Petrin, la cual colinda con la zona del Castillo de Praga, es uno de los lugares más visitados en Praga, una zona de bellos jardines (se destaca un rosal con quince mil rosas, fundado en los años 30 del siglo XX) y antiguos viñedos que ofrece una panorámica increíbles de la ciudad.

Hay dos opciones para dirigirse a la cima, tomar un funicular desde Malá Strana, cuyo viaje es de 10 minutos (recorre 500 metros de longitud superando una elevación de 130 metros), o simplemente subir paseando por sus jardines.

Es conocida como la “la colina de los enamorados“. Aquí las parejas llegan a disfrutar de la tranquilidad y el encanto de la naturaleza, además en una de sus laderas se encuentra una estatua de bronce del poeta checo, Karel Hynek Mácha, uno de los más destacados representantes nacionales del romanticismo, del siglo XIX. Una vieja leyenda dice que quien el primero de mayo coloque una flor en el pedestal del monumento a Mácha, durante todo el año será amado por su pareja.

Torre Petrín de Praga

Torre Petrín de Praga

El atractivo principal de la colina se encuentra en su cima, donde se levanta la Torre de Observación de Petrín (Petřínská rozhledna) una estructura metálica en reticulado de 60 metros de altura que guarda una gran semejanza a la popular Torre Eiffel de Paris.

Y no es para nada una casualidad, recordemos que la torre parisina fue construida en el año de 1889 con motivo de la Exposición Universal, y dos años más tarde, los checos con motivo de la Exposición Nacional de Praga 1891 y después de menos de 6 meses de trabajo, quisieron brindar a sus visitantes una imagen similar. Desde sus inicios fue utilizada como torre de observación, así como también como torre de transmisión.

Posee una forma octogonal, y para llegar a la cabina mirador ubicada a 51 metros de altura es necesario subir 299 escalones en forma de caracol, claro que la torre cuenta con un ascensor para personas discapacitadas. Esta cabina, que ofrece en un día despejado excelentes vistas sobre la ciudad y el río Moldava, también cuenta con una tienda y una pequeña cafetería.

No todo el atractivo de la torre se encuentra en las alturas, ya que en el nivel inferior se encuentra una exhibición permanente dedicada a Jara Cimrman, un personaje ficticio, creado por Jirí Sebánek y Zdenek Sverák.

Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com