Lastovo, la isla más alejada de Croacia

Junto a la Isla de Vis, otro de los más alejados territorios de Croacia es la Isla Lastovo, un destino no muy popular entre los turistas que llegan al país, pero que posee encantos naturales e históricos dignos de admirar.

Cuenta con una superficie de 55 kilómetros cuadrados (11 km de largo por 5 km de ancho), lo que significa que es una de las más pequeñas del Adriático. Tiene dos poblaciones, Ubli en la costa y Lastovo en el interior, donde habitan aproximadamente 1300 habitantes, quienes viven de la agricultura, la pesca, y en menor medida del turismo.

Posee un clima mediterráneo con inviernos templados y húmedos y con largos calurosos y soleados veranos. En décadas pasadas albergó una importante base militar y estuvo prohibida para turistas hasta el año de 1989.

Lastovo
Isla de Lastovo

Una de las razones por la que no es tan visitada como otras islas del Adriático, es por lo que no cuenta con muchas playas, pero los amantes del submarinismo y el senderismo encuentran en la isla perfectos escenarios para disfrutar, ya que cuenta con numerosas calas, una costa espectacular y accidentada, océano limpio y gran diversidad de peces, además de hermosos bosques verdes y valles cultivados (viñedos y olivos).

La isla esta rodeada de 46 islotes más pequeños, los cuales se pueden visitar a través de atractivas excursiones en bote, además se los visitantes pueden disfrutar de acantilados y numerosas bahías de naturaleza virgen, que la han llevado a consolidarse entre las diez islas Mediterráneas con mayor superficie de naturaleza intacta.

Además de sus bondades naturales, la isla alberga alrededor de 30 iglesias y capillas, algunas de ellas datan de tiempos antiguos. Gran parte de estas construcciones se encuentran en la población de Lastovo, ubicada en la ladera al sur de una colina, donde además se pueden observar viejas casas de estilo gótico, renacentista y barroco, con sus chimeneas pintorescas y exóticas.

Una de las iglesias más impactantes es la de San Kuzma y Damjan, construida por maestros artesanos llegados de Dubrovnik y Korcula en el siglo XVI. También vale la pena visitar las parroquias de San Luka del siglo II ubicada en Ubli, y la Iglesia Santa María de los Campos.

Tags:

Deja un comentario

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies