Santa Marie delle Grazie

Milán, historia y moda en Milán (5 consejos)

Milán, ubicada al norte de Italia, es la capital de la provincia homónima y de la región de Lombardía. Se destaca por su patrimonio histórico, pero también por ser una de las mecas de la moda (junto a New York, París y Londres).

Incluso, en ella se halla el Cuadrilátero de la Moda o de Oro (entre Via Montenapoleone, Via della Spiga, Borgospesso y Sant’ Andrea), donde podemos encontrar tiendas de los más prestigiosos diseñadores, como Giorgio Armani, Moschino, Gianfranco Ferré, Valentino, Gianni Versace.

Pero además de los que buscan la última tendencia en el mundo del glamour, aquí llegan turistas del mundo entero que desean conocer su rico y asombroso pasado (fue fundada hacia el siglo V a.C. por los galos insubros; además, sufrió las dominaciones romana, bárbara, española y austriaca).

Duomo MIlán
Duomo MIlán

Posee desde iglesias, palacios, hasta otros edificios de gran valor histórico-artístico. Por ejemplo, la iglesia más importante de la ciudad, la famosa Catedral o Duomo (la tercera más grande del mundo, después de San Pedro en Roma y de San Pablo de Londres). Su construcción duró cinco siglos, se comenzó a hacer en 1387.

Santa Marie delle Grazie
Santa Marie delle Grazie

También hay que visitar la Santa Maria delle Grazie (se comenzó a construir en 1463, por Giovanni Solari, y se transformó en 1492, por Donato Bramante); en el Refectorio está el cuadro “Última Cena”, una de las obras más célebres de Leonardo da Vinci. También se encuentra la Basílica de San Ambrosio, fundada por San Ambrosio en el 386 (se reconstruyó entre los siglos IX y XII).

En cuanto a los palacios históricos, están el Palazzo Reale (Palacio Real), que en la actualidad sirve como museo y centro de exposición; y el Castillo Sforza (otro símbolos de Milán). En la Piazza della Scala, muy concurrida por los visitantes, se encuentran el Teatro alla Scala (el más grande teatro de ópera del mundo) y el Palacio Marino -hoy sede del Ayuntamiento de Milán-

Más allá de todo esto, Milán -segunda urbe del país en cuanto a población- es la más importante en cuanto a la economía; por su riqueza regional, su gran desarrollo industrial y por ser una potencia financiera (sede de la Bolsa de valores, uno de los más relevantes centros financieros de Europa, etc.). Asimismo, esa relevancia comercial y financiera la tiene a nivel internacional.

Milán, consejos sobre qué hacer en la ciudad mundial de la moda

La ciudad de Milán es una de las más importantes de Italia, por ser uno de los grandes centros económicos de la Unión Europea. También es famosa por sus universidades, academias, museos, eventos de moda y bibliotecas, y su fundación se ubica en torno al año de 400 a. C.; por lo que es una ciudad con bastante cultura e historia para ofrecer. En el post de hoy te daremos algunas recomendaciones sobre qué hacer en la ciudad mundial de la moda.

Hay muchas opciones de puntos de interés turístico en Milán. Además de ser un centro comercial sin precedentes, con tiendas de moda dirigidas para todos los gustos y bolsillos. Una de las opciones para ir de compras con precios asequibles, es Corso Buenos Aires. Allí se encuentran muchas tiendas de ropa, zapatos, bares y restaurantes; así como las mejores opciones de helados italianos, claro.

Para conocer las tiendas más sofisticadas vale la pena una visita a la Galería Vittorio Emanuele II, el más antiguo centro comercial de Milán. En verdad, la primera del mundo, construida en 1865, con una arquitectura maravillosa, con vidrieras y pinturas increíbles. Se encuentra en la Piazza del Duomo, cerca de Corso Venezia, a continuación de la calle Corso Buenos Aires. Para llegar en metro, tienes que bajar en la estación Duomo 1 de la línea roja, o Duomo 3 de la línea amarilla.

Aprovechando este viaje, cruzando la galería Vittorio Emanuele II, otra interesante opción sobre qué hacer en Milán es conocer la más hermosa catedral de la ciudad, la Catedral de Milán. Construida en estilo gótico, su construcción se inició en 1386. Sin embargo, fue totalmente finalizada hasta el año de 1813, toda en mármol de Candóglia. La Catedral es preciosa por dentro y por fuera, con 157 metros de longitud por 109 de ancho y 45 metros de altura.

La ciudad tiene muchos lugares de interés, por lo tanto, hay mucho que hacer en Milán, otro punto que no se puede dejar de visitar es la Última Cena, la famosa pintura que Leonardo Da Vinci se realizó en la pared del refectorio de Santa Maria delle Grazie, entre los años 1494 y 1497. Esta visita es emocionante: estar delante de una obra del más grande artista de todos los tiempos. El ingreso a esta visita cuesta 3,50 € y es necesario comprar la entrada con bastante antelación. La iglesia se encuentra en Corso Magenti, 76, de la estación de metro más cercana es la Conciliazone, la línea roja.

Por su parte, el Castillo Sforzesco fue construido en el siglo XV por Francesco Sforza, Duque de Milán. Ha pasado por varias modificaciones a lo largo de los años, y casi dejó de ser castillo en la época de Napoleón I, pues Giovani Antolini elaboró un proyecto que transformó el castillo en un centro comercial, pero Napoleón rechazó su proyecto. Hoy en día el Castillo Sforzesco alberga varias exposiciones y museos. La entrada al castillo es gratuita, con excepción de los museos. Para llegar al castillo utiliza la línea roja de nuevo, y desciende en la estación Cairoli.

Ya que estamos en el castillo, atravesando su patio y sus murallas, del otro lado te encontrarás con un inmenso y hermoso jardín, y caminando por él podrás llegar al Arco de la Paz; un sitio perfecto para descansar, hacer un picnic, tomar hermosas fotos, apreciar el estilo de vida de los milaneses y conocer otros puntos cercanos, como la Porta Garibaldi, la Arena Civica y los muchos cafés y restaurantes que puedes encontrar en la zona.

Cómo aprovechar al máximo tu viaje a Milán

El primer consejo que tenemos que daros con respecto a vuestra próxima estancia en Milán tiene que ver con que comprobéis la terminal en la que aterrizará vuestro vuelo. El aeropuerto de Malpensa funciona bastante bien, pero tiene un gran defecto: no es fácil moverse y llegar allí. Las dos terminales están conectadas por un servicio de transporte no muy cómodo y el autobús que llegan al aeropuerto está a menudo lleno de gente y es lento. Para evitar problemas, os aconsejo tomar un taxi.

El metro de Milán funciona muy bien y no es caro en absoluto. Te aconsejo que lo utilices sólo durante el día o para los viajes largos en la mañana después de una noche de locura en las discotecas de Milán hasta el hotel. En grandes ciudades trato de moverme en metro, por comodidad y por el ahorro que supone frente a los taxis.

Si desea visitar uno de los mejores museos de Milán, lo mejor es ir al Museo de Ciencia y Tecnología Leonardo da Vinci, especialmente si viajas con niños. Este complejo de uso de bocetos e ideas del gran maestro para ilustrar los principios científicos y cuenta con muchas explicaciones sobre cómo funcionan algunos objetos de nuestra vida cotidiana. El museo está situado cerca de Sant Ambrogio (línea 2 de metro).

Duomo MIlán. Estancia en Milán

Imagen: ho Visto nina Volare

Centro de Milán. Una estancia en Milán inolvidable

En el centro de Milán, puede encontrarse con varias personas sentadas que ofrecen cosas o baratijas. Cuidado, estas personas acaban pidiendo dinero y no te dejarán ir. Una gran concentración de «charlatanes» suele colocarse alrededor de las estaciones. Basta con decir «no», simplemente

Último consejo, disfruta de sus vacaciones en Milán, para dar la vuelta al lado del lago Como, a sólo una hora en coche. Milán es muy bonito, pero si te apetece un descanso está bien la posibilidad de pasar un rato al lado de este hermoso lago.

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com