Monasterio de Vyssí Brod

Fundado en 1259 por Vok I de Rozmberk, cabeza de la familia Rozmberk, el Monasterio de Vyssí Brod es una de las construcciones más destacadas de las pertenecientes al Siglo XIII.

Por aquel entonces, la familia poseedora de esta construcción invitó a los primeros monjes cistercienses provenientes de Austria para que se asentaran definitivamente en esta sede. Hay que tener en cuenta que los Rozmberk son unos de los linajes más poderosos y antiguos de la República Checa.

Para ubicarse geográficamente, el monasterio está ubicado en cercanías del bosque de Sumava, un frondoso territorio natural dueño de una gran belleza paisajística, a unos 30 kilómetros hacia el sur de Cesky Krumlov. Pero más precisamente, esta edificación está en lo que vendría a ser la frontera entre la República Checa y Austria, al borde del lecho del Río Moldava.

La zona donde está emplazado este edificio es de una importancia estratégica fundamental para la región, y especialmente lo fue allá por el Siglo XIII cuando fue fundado. Es que por ahí se encontraba una de las principales rutas comerciales de la zona, precisamente una de las más antiguas de Bohemia: pero por ella transitaban no sólo comerciantes sino también las legiones romanas dispuestas para la batalla. Durante buena parte del Siglo X se conocía a este camino como “el sendero viejo a Bohemia”.

Biblioteca del Monasterio de Vyšší Brod
Biblioteca del Monasterio de Vyšší Brod

Leyendas sobre el monasterio de Vyssí Brod

Obviamente sobre el Monasterio de Vyssí Brod pesan algunas leyendas vinculadas con su construcción, alguna de ellas como la que dice que Vok I lo erigió como una forma de agradecerle a la Virgen María, puesto que según él fue quien lo salvó de las aguas del Río Moldava. Pero estas son las leyendas, siempre bonitas y románticas. Para los historiadores se trató de un frío cálculo político, ya que a partir del monasterio se pudo demarcar más efectivamente la frontera con Austria.

La historia de este lugar es por demás extensa, y para el Siglo XIX mantenía mucho de su importancia económica, especialmente con la fábrica de papel que albergaba en su interior, instalación que además fue una de las que más empleo dio en la región. Durante mucho tiempo, vivieron aquí personas provenientes de Alemania y, de hecho, un censo de 1910 decía que sólo 11 personas, entre más de 1.600, eran checos de origen.

El Monasterio de Vyssí Brod tiene una gran belleza arquitectónica, pero además en su interior se pueden apreciar muchas obras pictóricas y una naturaleza circundante que es descomunal, todo parte de su singular encanto. Entre otros atractivos, uno de ellos es la biblioteca barroca con un material invaluable.

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies