Castillo de Orgaz

Orgaz, destino rural en Toledo

No hace mucho tiempo, aprovechando un puente largo decidí organizar un viajes de cinco días a una bonita casa rural, situada en un pequeño pueblo de Toledo, Orgaz.

Y la verdad es que la experiencia no pudo ser mejor. Orgaz es un pueblecito de Toledo situado aproximadamente a unos treinta kilómetros del centro de la ciudad, pero que posee un encanto singular. Este hecho se ha reflejado en que ha sido declarado bien de interés cultural por su conjunto histórico y su historia.

La verdad es que poco o nada conocía Orgaz hasta que llegue allí. Tan sólo me sonaba porque su nombre era el apellido de un Conde al que el Greco inmortalizó en uno de sus cuadros.

e alojé en una casa rural situada a las afueras del pueblo, la casa de Ulda. Un típico caserón de pueblo, pero con una característica singular que le daba un encanto especial. Tenía las habitaciones temáticas, esto es, cada una decorada y pintada de una manera distinta. Así, si mal no recuerdo estaba la habitación de las hadas, la mora y la de los duendes. Pero no es la única casa rural del pueblo, hay alguna otra, ya que parece que están tratando de aprovechar el auge del turismo rural.

Además, Orgaz cuenta con un hotel rural, que a la vez es restaurante y bar de copas, que tiene muy buena pinta. Se llama La Puerta Mora y según llegas de Madrid es lo primero que te encuentras.

Portada de la Iglesia Mayor de Orgaz
Portada de la Iglesia Mayor de Orgaz – Fuente: Wikipedia

¿Qué hacer en Orgaz?

Bueno y una vez allí la pregunta que te haces es ¿y qué puedo hacer en Orgaz? Pues tienes inmensas opciones. Desde un paseo a caballo por alguna ruta por el campo, dar una vuelta en Quad, pegarte un gran homenaje en un típico mesón del lugar o simplemente salir a conocer el pueblo, que no esta falto de lugares por conocer.

Para los amantes de la arquitectura Orgaz posee algunos monumentos dignos de ver. Cuenta con Iglesia realizada por Alberto de Churriguera, el Castillo de los Condes de Orgaz, amén de un hospital edificado en el S. XVIII con un patio en su interior típico toledano. Además, a sólo cinco kilómetros del pueblo, en Arisgotas, una pequeá aldea, hay un espectacular museo de arte visigodo.

Y para los amantes de la noche y la fiesta no hay problema, ya que Orgaz tiene un par de salas de fiesta con bastante ambiente. Así, la aventura no tiene desperdicio alguno y merece la pena hacerla.

Por último, y para rematar la faena como Dios manda, si quieres volver a la ciudad como una persona nueva, tienes la posibilidad de coger el coche y desplazarte a un pueblo cercano a Orgaz, Almonacid. Allí, en el hotel Villa Nazules podrás disfrutar de un relajante Spa. El precio es un poco elevado para hora y media de relax, pero aún así merece la pena disfrutar de ese momento.

Tags:

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com