Palacio de Versalles: mansiones favoritas de Francia

El Palacio de Versalles es una de las mansiones predilectas de Francia. El Palacio de versalles, o Château de Versailles, es un edificio emblemático que, en su historia, ha desempeñado las funciones de residencia para la realeza. Se encuentra en el municipio de Versalles, en la Île de France, a tan solo media hora de París. Es de visita obligada.

Es uno de los palacios más hermosos del mundo, y es el símbolo del poder absolutista de los monarcas franceses, en especial, del rey Luis XIV, quien dio la orden de la construcción del Palacio de Versalles. El rey Luis XIV abandonó París, y quiso construir el Palacio como una pequeña isla alejada de los problemas.

Construido inicialmente como un mínimo castillete de caza por Luis XIII. Versalles inicia su erguimiento en la media del siglo XVII bajo la astuta atención del rey Luis XIV. Contando con todos los lujos de una mansión real donde fueron posteriormente construidos exuberantes jardines con un decorado y mueblería invaluable, todo esto dando paso a convertirlo en el principal hospedaje de la monarquía de Francia.

Una obra de arte en toda su estructura, su característico estilo barroco con remarcado clasicismo francés, lo convierte en el perfecto hogar de las grandes exhibiciones que en la actualidad componen el “Museo de la historia de Francia”.

Además de ser un lugar marcado por la historia, se recordará como el lugar donde comenzara la Revolución Francesa, y donde, ciento veinte años más tarde se firmara el Tratado de Versalles, lo cual supondría para la historia, el final de la I Guerra Mundial.

Ten en cuenta que el Palacio de Versalles es uno de los monumentos más conocido de Francia, por la gran elegancia de su arquitectura. También es muy visitado por sus bellos jardines, por eso te hablaremos un poco de su historia y de todo lo que podrás observar durante tu visita.

Luis XIV con su afán de construir un palacio inigualable y único, le encargó al arquitecto Luis Le Van, la ampliación del antiguo palacio, un lugar empleado para la caza, donde los monarcas pasaban sus momentos de ocio. Aquí empezó a edificarse la Galería de los Espejos, la sala más impresionante del Palacio de Versalles.

En la visita del Palacio de Versalles descatan los Salones de la Paz y de la Guerra, las habitaciones del rey y de la reina, la Cámara de la Reina ( con el mismo aspecto de cuando María Antonieta la abandonara en 1789). La Capilla era el lugar donde se impartía la misa cada día. Y la Ópera, un lugar para el entretenimiento y la música de los monarcas.

El Palacio de Versalles es sin duda uno de los palacios mas conocidos y bellos del mundo. Aunque se ubica a las afueras de París, su cercanía nos permite visitarlo durante una breve escapada a la capital francesa. Patrimonio de la Humanidad, el Palacio de Versalles destaca por su exquisita arquitectura, sus jardines de ensueño y su lugar en la historia de Francia.

Fue Luis XIII en 1623 quien ordenó construir un pabellón de caza dentro del coto que abarcaban los terrenos para poder disfrutar de las partidas de caza y las posteriores comidas y festejos junto a otras personalidades. Poco después y encantado con su obra, decidió ampliarla dando lugar a lo que hoy se conoce como el antiguo palacio de Versalles. Tras ser coronado Luis XIV y cansado de residir en el Palacio Real o el Louvre decidió construirse un palacio sublime y para eligió la casa de campo de su padre. Destinó la mitad de los ingresos que recibía Francia en un año a las reformas del Palacio de Versalles, trasladando su residencia al complejo en 1682, instalando allí también la Corte y el gobierno.

La construcción de los jardines de Versalles se inició en 1661, pero dado que los terrenos estaban cubiertos por bosques y pantanos, los trabajos fueron arduos y se precisaron cuarenta años y miles de trabajadores hasta lograr el resultado actual. Durante la Revolución Francesa de 1789 el Palacio de Versalles, símbolo de poder, fue saqueado y cayó en desuso. Hoy en día, además de ser una importante atracción turística, suele utilizarse en recepciones oficiales a Jefes de Estado que visitan Francia.

Inicios del palacio de Versalles

El primero en brindarle un nuevo aire a este palacio de Versalles fue el rey Luis XIV, y lo que hizo fue el ampliar el pabellón de caza que solía usar su padre. De hecho, él no fue el único que decidió darle un retoque al imponente castillo.

Todos los reyes que le siguieron fueron haciendo sus propias remodelaciones, con la finalidad de hacer más bello el palacio. Aunque esa especie de tradición solo se mantuvo activa hasta la llegada de la revolución francesa.

En el año 1661 fue que se comenzó la construcción de los jardines, pero la construcción tomo alrededor de unos 40 años por lo difícil del terreno. Actualmente este palacio no cumple funciones oficiales, sino que es usado como Museo de la historia de Francia.

jardines versalles

jardines versalles

Lugares que puedes visitar dentro del palacio de Versalles

Como ya dijimos el palacio de Versalles es un Museo histórico. Por lo tanto, se puede visitar todo el interior del mismo, pero hay algunos que resaltan por su belleza o su riqueza, uno de ellos se trata de los aposentos que usaban los reyes, por todos los elementos decorativos que se usaron para embellecer ese lugar.

El otro lugar más destacable del Palacio de Versalles es la Galería de los espejos, porque se usaron al menos unos 357 espejos para espejos para adornar esa galería. También hay que resaltar que ese lugar es muy importante a nivel histórico, porque ahí se fue donde se puso fin a la Primera Guerra Mundial por medio de un tratado de paz.

Visita al Palacio de Versalles

Gran parte de las estancias y aposentos del Palacio de Versalles están abiertos al público y pueden ser visitados. Podemos destacar los aposentos del Rey de la Reina o la Capilla en la que escuchaban misa Luis XIV, Luis XV y Luis XVI. Podremos admirar la Ópera, donde los monarcas disfrutaban de conciertos privados y los majestuosos Salones de la Guerra y la Paz. Se conserva tal y como disfrutaba de ella Maria Antonieta su Cámara de la Reina.

Pero la sala mas afamada del Palacio de Versalles es sin duda la Galería de los Espejos. Posee unos 75 metros de longitud y un total de 375 espejos, con 17 espejos con forma de arco que se alinean con otras 17 ventanas desde las cuales disfrutamos de vistas a los jardines. Para la fabricación de algunos de estos espejos se precisaron mas de 5.000 horas de trabajo. Se cuenta que si un sirviente rompía uno reemplazarlo le costaba siete años de trabajo y paga, de lo cual derivaría el dicho de que romper un espejo trae siete años de mala suerte. En la Galería de los Espejos se firmó el Tratado de Versalles en 1919, que puso punto y final a la Primera Guerra Mundial.

Jardines del palacio de Versalles

Los jardines de Versalles poseen al menos 800 hectáreas, y en él se pueden apreciar una gran variedad de árboles, junto con una gran cantidad de estatuas y fuentes. De hecho, el gran tamaño de estos jardines hace que sea casi imposible poder recorrerlos en su totalidad, pero eso no quiere decir que no haya algunas maneras de intentar esa hazaña.

Visita a los Jardines de Versalles

Los Jardines de Versalles abarcan unas 800 hectáreas, en las que además de disfrutar de la variedad de plantas y arboles, nos podremos maravillar con las esculturas de mármol, los estanques y las fuentes que iremos encontrando a nuestro paso. Hay que destacar el Gran Trianón, un pequeño palacio de mármol rosáceo, en el que Luis XIV y su familia huían del protocolo y trataban de llevar una vida mas familiar. Otro punto de interés es el Gran Canal del Palacio de Versalles, un lago artificial de enormes dimensiones y en el que la realeza y la nobleza solía navegar a bordo de todo tipo de navíos y hasta de góndolas venecianas. Hoy podemos alquilar un bote con remos y disfrutar del canal a la par damos algo de pan a los patos de rodearán nuestra embarcación. Las dimensiones de los jardines desaconsejas recorrerlos a pié, es recomendable alquilar una bicicleta o un cochecito eléctrico.

Curiosidades del palacio de Versalles

El palacio de Versalles es un lugar perfecto para conocer un poco sobre la gastronomía, porque tienen unos 5 restaurantes para poder escoger. Aunque hay que resaltar que el restaurante más buscado se trata del Ore, porque le pertenece a un chef reconocido mundialmente, por haber sido el primer chef en lograr ganar los tres tenedores.

Un dato bastante curioso del palacio de Versalles es que tiene unas 2.300 habitaciones, y posee al menos unas 60 mil obras de arte, en donde se pueden apreciar la historia de esa ciudad. Por lo tanto, no es de extrañar que este palacio reciba anualmente más de 15 millones de visitantes.

El palacio de Versalles es un lugar que no puedes dejar de visitar, no solo por su valor histórico. Por ese motivo solo nos queda decirte que cuando vayas a visitar este palacio, lo hagas con calma o de lo contrario es probable que te queden algunos sitios por visitar.

La importancia histórica del Palacio de Versalles

Pocos años después del erguimiento del palacio, el Rey Luis XIV decide llevar a toda su corte a Versalles y ordena una ampliación del mismo. Construyendo espacios de gran elitismo y exclusividad, con famosas esculturas, pinturas y los más finos elementos decorativos; Dando cabida a que vivieran en ese entonces una cifra de 20.000 personas en él.

Por último, es construida la capilla real, rodeada por el concienzudo trabajo paisajístico y un diseño que encomienda el alma a la paz y revela su exclusivismo. Conservando los lujos del palacio y dando por finiquitadas las obras de ampliación.

Toda una gama de espacios y estancias

Dentro de la inmensa propiedad del palacio (“el cual cuenta con más de 800 hectáreas”), se encuentra el “Gran Trianón”. Una edificación realizada en mármol y piedra con datación del final de los años 1600. Construida principalmente para servir como segunda residencia para su Monarca, Luis XIV y la Reina.

Así como también posteriormente se erigió el “Pequeño Trianón”, construido para la “Madame de Pompadour”, quien era en ese entonces la favorita del Rey. Este recinto de hermosos espacios se dice que invoca la perfección, intención principal del Rey. Le fue regalado a la querida reina María Antonieta, durante el siglo XVIII por su esposo.

Ella ordenó la edificación de unos muy especiales jardines y lo acondicionó a su gusto, contando actualmente con espacios realmente elegantes y eclécticos. Este conjunto de palacios sumando los preciosos jardines del palacio, fueron definidos Patrimonio invaluable de la Humanidad por comisiones de Unesco en el año 1979.

Museos y galerías del Palacio de Versalles

En las instalaciones tanto del principal monumento de Versalles como en sus otras estancias, se localizan actualmente en exhibición diversos espacios que han tenido carácter importante para la historia clásica de Francia y de todo el mundo.

En definitiva, uno de sus mejores lugares y sus salones es la “Galería de los Espejos”, un salón que posee más de 700 metros cuadrados, decorado con más de 350 espejos y una diversidad de ventanales que proporcionan delicado ambiente de clase y solemnidad.

Fue el escenario de la boda de María Antonieta con el siempre atento Luis XVI en 1770, de la declaración del imperio de los alemanes en 1871 y posteriormente dio lugar a la firma del “Tratado de Versalles”, con el cual, finalizó por completo la primera y destructiva guerra mundial.

También son resaltantes la “Galería de Las Batallas”, creada para dar inicio a la conversión del palacio en una gran exhibición de la historia de Francia, el cual, hoy por hoy cuenta con la más grande colección de pinturas y esculturas del mundo en sus 18.000 metros cuadrados de exhibición.

Versalles también posee exuberantes jardines palaciegos, ¡los primeros jardines tardaron más de cuarenta años en ser terminados! Existen distintas colecciones de estilos y tendencias con las que fueron añadidos diversos jardines a lo largo de la propiedad, estos finalizan de la mano de una cuidada zona de árboles altos.

Definitivamente, el Palacio de Versalles es una joya arquitectónica francesa para disfrutar a plenitud.

Horarios de visita al Palacio de Versalles

Del 1 de abril al 31 de octubre el palacio permanece abierto de martes a domingo de 09:00 a 18:30 horas y los jardines todos los días de 08:00 a 20:30 horas.

Del 1 de noviembre al 31 de marzo el horario de visita al palacio es de 09:00 a 17:30 y de martes a domingo. Los jardines por su parte permanecen abiertos todos los días de 08:00 a 18:00 horas.

Precio entradas al Palacio de Versalles

El precio general para los adultos es de 15 €. Los menores de 18 años y ciudadanos de la EU entre 18 y 25 años disfrutan de entrada gratuita. Del 1 de noviembre al 31 de marzo, el primer domingo de mes la entrada es gratuita para todos los visitantes. Incluye audioguía.

La entrada para el Gran Trianón y el Dominio de Maria Antonieta ha de adquirirse por separado, siendo su precio 10 €. Podemos adquirir un pase completo, por 18 € que permite acceso al Palacio, Gran Trianón y el Dominio de Maria Antonieta.

La entrada es gratuita si portamos una tarjeta París Museum Pass o París Pass.

Como llegar al Palacio de Versalles

  • En RER: Linea C, parada Versalles Rive Gauche.
  • En tren: Versalles Chantiers o Versalles Rive Droite.
Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com