El Salto del Gitano marca el comienzo del Parque Nacional de Monfragüe.

Parque Nacional de Monfragüe

A principios de los años setenta, Monfragüe era todavía un reducto intacto de la naturaleza ibérica, hasta tal punto que pocos en Europa podían comparársele. Tres mil hectáreas de su bosque fueron arrasadas por las máquinas en 1975.

La destrucción habría alcanzado a cuatro quintas partes de la actual extensión del Parque Natural de Monfragüe si los ecologistas no lo hubieran convertido en uno de sus principales objetivos conservacionistas de la época.

El Parque Nacional de Monfragüe conserva algunos de los mejores encinares de la Península

Gracias a la batalla que libraron contra los intentos de explotación forestal, todavía se considera esta zona como una de las cinco mejor conservadas de la cuenca mediterránea, en la que además encuentran su hábitat ejemplares del sesenta por ciento de las especies protegidas en España.

Inmensos muros cuarcíferos encajonan al río Tajo a su paso por Extremadura, formando entre otros el Salto del Corzo y el Salto del Gitano. Ambos lugares marcan los límites del Parque Natural, ubicado entre las poblaciones de Plasencia, Trujillo y Navalmoral de la Mata. Abarca una superficie aproximada de veinticinco kilómetros de largo por unos siete de anchura, aunque lo rodea una zona de influencia unas tres veces más grande.

 El Salto del Gitano marca el comienzo del Parque Nacional de Monfragüe.

El Salto del Gitano marca el comienzo del Parque Nacional de Monfragüe.

De hecho se considera vital poder ampliar la extensión del parque de las casi 18.000 hectáreas actuales a unas 71.000 para poder abarcar las valiosas dehesas del norte y sur, fundamentales para la pervivencia de algunas especies, fundamentalmente aves.

Cinco mil hectáreas del Parque están consideradas reserva integral, y por lo tanto su acceso se restringe al máximo. El hombre, como demuestra sobradamente, es con su sola presencia una fuente de efectos negativos sobre el entorno, y en previsión de esta degradación la única alternativa es impedir su presencia.

La fauna del Parque Nacional de Monfragüe incluye varias especies en peligro de extinción

En Monfragüe se refugia la cuarta parte de los Buitres Negros que subsisten en el mundo, el quince por ciento de las águilas imperiales y el mismo porcentaje de cigüeñas negras. El Buitre Negro, espectacular ave en extinción de más de tres metros de envergadura, ya sólo habita en este lugar y algunos pequeños reductos de Grecia, Albania, Córcega y Cerdeña.

Otras especies que habitan el Parque son los milanos, ciervos, garduñas, tejones, ginetas, jabalíes, grullas, gatos monteses, meloncillos y el lince ibérico, que encuentra en Monfragüe su último refugio junto con el Parque Nacional de Doñana.

El corazón del parque está inundado por el embalse de Torrejón I desde los años sesenta, configurando un área de acceso restringido con gran valor biológico. Sólo puede recorrerse en embarcación no motorizada y previa concesión de una autorización por parte de la Agencia Extremeña de Medio Ambiente, que muy raramente se consigue.

En este paraíso prohibido se conserva en su primigenio estado el bosque mediterráneo, tal como lo conocieron nuestros antepasados hace cientos de años. Y así es como debe seguir. La natural frustración por saber imposible este recorrido fluvial debe verse recompensado por la satisfacción de que gracias a ello está a salvo de desaprensivos.

El agua desempeña en Monfragüe un papel de gran importancia

Tan sólo al oeste y noroeste del parque se puede tener libre acceso. Lo más habitual es que los acercamientos a estas áreas partan de Villareal de San Carlos. El pueblo nació en tiempos de Carlos III para albergar un destacamento militar que pretendía reducir el número de salteadores que antaño hicieron peligroso transitar por estos parajes. Ubicado en plena Cañada Real Leonesa Occidental, la localidad alberga en la actualidad el Centro de Información del parque.

De Villareal parten recorridos señalizados hacia el Castillo de Monfragüe, Cerro Gimio, Salto del Gitano, Mirador de la Tajadilla, Fuente de los Tres Caños, etc. Cualquier recorrido por Monfragüe tiene tanto de paisaje como de recorrido naturalista, con el avistamiento de especies naturales animales y flora autóctona.

Existen varios recorridos señalizados de gran interés

Monfragüe es uno de los mejores emplazamientos actuales de la flora autóctona mediterránea, con acebuchos, romeros, alcornoques, jaras, madroñeras, quejigos, brezales y el destacado encinar adehesado.

Cargado de historia está el Salto de Gitano, donde los romanos establecieron un fortín que llamaron Monsfragorum, muy cercano a una cueva con pinturas rupestres de la Edad del Bronce. Luego fue ocupado por la Orden de Santiago y la del Monte Gaudio, de los que se conserva una virgen bizantina.

Ruinas del castillo de Monfragüe
Ruinas del castillo de Monfragüe

La naturaleza se conserva aquí en todo su esplendor

Del Castillo de Monfragüe, construido sobre los cimientos de los anteriores en el siglo VII, se conserva todavía un alto torreón. Aquí cuenta la leyenda que se encontraron los ejércitos de Muza y Tarik al terminar la conquista de la Península.

Tags:

Deja un comentario

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies