Playa de Peñíscola

Peñíscola, un sitio para disfrutar del mar Mediterráneo

A veces me gusta tomar la carretera y hacer viajes improvisados. Total, que el año pasado salimos de Valencia un poco sin rumbo. El objetivo era llegar a Andorra. Sin embargo, decidimos cambiar los planes. Yo ya había estado en Peñíscola hace algunos años, pero su castillo se puso de moda gracias a Juego de Tronos, y decidimos hacer una parada para echar un vistazo. Gracias a la revolución que han supuesto en materia de turismo la incorporación de los apartamentos turísticos, nos resulta muy sencillo viajar de esta forma con tres palabras mágicas: apartamentos, Peñíscola y Hundredrooms.

Peñíscola se encuentra todavía en la comunidad de Valencia. La ciudad tiene su origen hace varios siglos, con los griegos, pasando por el dominio musulmán y cristiano. El nombre de la ciudad significa «casi isla» y la verdad es que le va bastante bien a la ciudad. Hubo un tiempo en que fue un importante puerto.

Allí mismo en la playa es posible vislumbrar el centro histórico de el fondo. Y allí fuimos.

Peñíscola
Peñíscola

Además de ser famosa por sus playas, el centro histórico, llama la atención en la ciudad. Estacionamos el coche en el «paseo marítimo» de la playa y nos fuimos primero a la oficina de Información Turística. Lo de ir a la oficina de Información Turística de Peñíscola es algo que recomiendo encarecidamente, porque allí el personal tiene un mapa muy práctico, numerado, con todos los puntos de interés a visitar, y detrás del mapa una pequeña explicación de cada lugar. Voy a citar aquí algunas de las atracciones que yo considero imperdibles.

Muralla de Peñíscola
Muralla de Peñíscola

La ciudad está toda amurallada, para evitar las invasiones. Así que nos fuimos caminando alrededor de las murallas de la ciudad y entramos por una de las puertas de la antigua ciudad.

Es necesario subir un poco y llegamos a una esquina con una hermosa vista del puerto.

Subida al castillo de Peñíscola
Subida al castillo de Peñíscola

Por dentro, la gracia es caminar por las calles viendo las hermosas casas azules y blancas, las tiendas, restaurantes y disfrutar de un clima muy agradable.

La atracción principal de Peñíscola es el Castillo. Un castillo construido por los templarios, pero que ha ganado más importancia cuando el Papa Luna, el papa español, se mudó allí y lo convirtió en la sede del pontificio. Por dentro es pequeño y da para ver algunas salas y subir para disfrutar de las vistas del mar Mediterráneo desde arriba.

Cuenta con 230 metros de perímetro y está situado a 64 metros sobre el nivel del mar. Los templarios, monjes, caballeros, construyeron el castillo, obra románica, entre los años 1294 y 1307.

El castillo del Papa Luna, como pasó a ser llamado después de que Don Pedro de Luna decidiera mudarse al castillo y convertirlo en Palacio y Biblioteca Pontificia, fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en 1931 (en algunos registros encontré 1922).

Interior del castillo de Peñíscola
Interior del castillo de Peñíscola

Además de la visita al castillo os recomendamos entrar al museo de la mar. No es uno de esos museos masivos, con millones de fechas y otros detalles que acabamos olvidando en cuanto terminamos de leer la información sobre ellos (y no estoy diciendo que los museos son aburridos o innecesarios, de ninguna manera, pero algunos realmente exageran). Este es muy informativo y entretenido, para que podamos entender lo que sucedía en aquella época. Tiene bastante miniaturas de barcos y accesorios que las personas utilizaban en aquella época.

Dimos la vuelta completa al centro de la ciudad y bajamos de nuevo a la playa.

Playa de Peñíscola

Para cerrar con un broche de oro, nos detuvimos en un bar y pedimos unas raciones de pescaíto frito y fideuá. Sin olvidar un chupito de hierbas para la despedida.

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com