Playa del Silencio

Playas en los alrededores de Cudillero

Cudillero es uno de los pueblos de Asturias de los que mejor recuerdo tengo. Y podría decir que por todo, por su maravilloso anfiteatro de colores, esas casitas que van subiendo, como escaleras de piedra, desde el puerto hasta la montaña, por su excelente gastronomía, su exhuberante vegetación, la amabilidad de sus gentes, y por sus playas.

Hoy nos queremos detener precisamente en sus playas que, aunque no en el mismo pueblo de Cudillero, sí que andan cerquita para los que tengáis la oportunidad de alojaros aquí. Recuerdo con orgullo la Playa de San Pedro de Bocamar, a unos trece kilómetros al oeste de Cudillero, una playa de 400 metros, rodeada de una espesa vegetación.

La Playa de la Concha de Artedo, en el pueblo del mismo nombre, está a sólo doce kilómetros al oeste de Cudillero. Es una de las playas más coquetas y bonitas de los alrededores. Su nombre viene precisamente por la forma de concha que tiene.

Más bonita para muchos es la Playa de Aguilar, en el pueblo de Aroncés, cerquita de Cudillero. Eso sí, en verano suele venir aquí mucha gente, sobre todo los amantes del surf, que encuentran un paraíso con el oleaje de esta zona. Es también un lugar muy muy verde, como casi todos los que os hemos comentado ya.

Playa del Silencio
Playa del Silencio

Más espectacular es la Playa de Oleiros, en Salamir, a unos diez kilómetros al oeste de Cudillero. Altos acantilados y una exhuberante línea de pinares rodean esta playa. La belleza del lugar hace que esté catalogada como Paisaje Protegido de la Costa Occidental de Asturias. Eso sí, llegar es un poco complicado, e incluso hay que andar un pequeño sendero para acceder a la playa.

Por último, me quedo con la Playa del Silencio o Gavieiru, una de las playas más bonitas que he visto nunca. Dicen que la belleza suele estar escondida, y en esta playa el dicho es cierto. Para llegar a ella hay que hacerlo en barco, o caminando. Se halla rodeada de acantilados y espesos bosques. Un punto místico lo dan las rocas que emergen casi salvajes del agua. Está a unos quince kilómetros al oeste de Cudillero, y tenéis que visitarla obligatoriamente.

Tags:

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies