Apodypterium - Termas estabianas en Pompeya

Pompeya y las termas del placer

Pompeya, el monumento histórico más visitado de Italia ofrece desde hace tiempo las «Thermes Suburbane«, los baños antiguos decorados con frescos eróticos muy bien conservados, que le han valido al establecimiento el sobrenombre de «termas del placer«.

Ocho frescos de tamaño reducido, que muestran escenas de amor entre dos, tres o cuatro personas, decoran el vestuario de esos baños públicos, que datan del siglo I antes de Cristo.

Uno de los frescos representa una escena de amor entre mujeres, la única que se conserva de época romana, según los especialistas. Otros ocho frescos adornaban los muros de la misma sala, pero sólo se conservan algunos restos.

Situados casi a la altura del techo, los frescos están encima de unos cajones numerados, pintados en tonos madera en la pared. Según los arqueólogos, la cifra, al igual que la escena erótica, podía servir para recordar a los usuarios en qué taquilla habían guardado su ropa.

Apodypterium - Termas estabianas en Pompeya
Apodypterium – Termas estabianas en Pompeya

Sin embargo, esos frescos podrían ser también una suerte de «catálogo» de los servicios que se ofrecían al público en la planta superior, que debía ser un lugar de prostitución.

«Siempre hay varias hipótesis, nunca certidumbres«, explicó el director de las excavaciones, Antonio D’Ambrosio.

«Sabemos que estas termas eran uno de los baños mixtos más viejos de la Antigüedad, pero ignoramos si los hombres y las mujeres estaban autorizados a venir juntos, o si había unos días u horas reservados para cada sexo«.

Respecto a la libertad de costumbres sexuales que se atribuye a Pompeya, el superintendente Pietro Giovanni Guzzo se mostró muy reservado.

«La prostitución en Pompeya era practicada por los esclavos. Eran los amos quienes les decían que debían hacerlo. Ellos no tenían libertad«, subrayó.

Después del vestuario se encuentra el emplazamiento de tres piscinas que tenían diferentes temperaturas: fría, tibia, y muy caliente, y que funcionaban gracias a un sofisticado sistema que mantenía la temperatura constante.

La sala de la piscina de agua fría estaba decorada por frescos de motivos marinos, con un fondo azul todavía muy vivo, y por un masaico que representaba al dios Marte, rodeado de angelotes. Una pequeña habitación adyacente servía de sauna.

La visita a esas termas se hará en grupos reducidos, «no más de 15 o 20 personas», explicó D’Ambrosio, «a causa del tamaño de las salas».

Las «Thermes Suburbane» fueron descubiertas en los años 50, pero las excavaciones no empezaron hasta 1985-1987. Más tarde se procedió a su restauración.

El recinto de Pompeya abrió al público, al mismo tiempo que esas termas, la Casa de Menandro, bautizada así por el poeta cómico griego de ese nombre. Menandro vivió del 342 al 292 antes de Cristo, y un retrato suyo adorna uno de los nichos del peristilo del edificio.

Esa gran villa patricia, que se remonta al siglo III antes de Cristo, ha permanecido cerrada por restauración durante más de 20 años, desde el terremoto que sacudió la región de Campania (centro-sur de Italia) en 1980. Una de las habitaciones que dan al patio interior está decorada con tres escenas que ilustran la Guerra de Troya.

Por último, otra villa, la Casa de Julio Polibio, del siglo II antes de Cristo, y que pertenecía a un magistrado de la ciudad, también abrirá sus puertas: una de sus particularidades es la presencia de muebles solidificados en el peristilo.

La ciudad de Pompeya quedó enterrada por las cenizas que expulsó el volcán Vesubio durante una erupción, el año 79 antes de Cristo.

La superficie excavada del yacimiento abarca entre 15 y 20 hectáreas, y según el superintendente Guzzo, todavía queda por excavar una extensión equivalente.

«La ciudad existe desde el año 1.600 antes de Cristo. No hay ninguna otra ciudad antigua conservada de esta manera. La cantidad de vida antigua que se puede palpar aquí es única», explicó.

Tags:

Deja un comentario

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies