Rumania medieval, entre ciudades, leyendas y castillos

Este es un viaje singular por la Europa del Este, donde puedes llegar a conocer a este país rodeado por los montes Cárpatos y que busca paulatinamente salir de la oscuridad del pasado. En este circuito por Rumanía Medieval, la historia, la cultura, la arquitectura, el arte y la fantasía inspirada en Drácula son los puntos más fuertes.

El viaje tiene su inicio en la capital rumana, Bucarest, situada en el Sureste del país, a orillas del río Dâmbovita, afluente del río Danubio. Con cerca de dos millones de habitantes, es la ciudad más grande de Rumania y el principal centro cultural, industrial y financiero del país, siendo uno de los principales centros de transporte de la Europa del Este. Las primeras referencias de la ciudad se remontan a la segunda mitad del siglo XV, siendo que a lo largo de los siglos fue ocupada por los turcos, rusos y austriacos; entre otros pueblos. En 1862, Bucarest se convirtió en la capital de Rumanía.

La ciudad cuenta con una arquitectura ecléctica, siendo posible encontrar edificios neo-clásicos, de estilo Art Deco, del movimiento Bauhaus, de inspiración soviética o moderna. Tal como la capital de Hungría, Budapest, que fue conocida entre las dos Grandes Guerra como la «París del Este» a merced de su sofisticación, la elegancia arquitectónica de inspiración francesa y la presencia de las élites.

Los principales lugares de interés de Bucarest son: el Palacio del Parlamento, construido en los años 80 por el dictador Nicolae Ceaușescu, que es considerado como el segundo edificio más grande del mundo y que actualmente alberga el Museo Nacional de Arte Contemporáneo; el Arco del Triunfo inspirado en el monumento parisino con el mismo nombre; la Plaza de la Revolución: la iglesia Stavropoleos, que data del siglo XVIII; el museo que cuenta la historia y las tradiciones de la arquitectura rural rumana con más de 300 edificios al aire libre; y el Museo Zambaccian con numerosas obras de Picasso, Delacroix, Matisse, Pissarro o Cézanne, entre otros artistas mundialmente reconocidos.

Partiendo de Bucarest en dirección a la ciudad de Sibiu, se atraviesan las montañas de los Cárpatos del Sur y el magnífico paisaje del valle del río Olt, en Transilvania. La ciudad se encuentra en la región centro del país, a unos 300 km de la capital, y con con una población aproximada de 150 000 habitantes.

Sibiu fue fundada en el siglo XII por los colonos de origen alemán que le dieron el nombre de inicio de Hermannstadt. A lo largo de los siglos la ciudad fue ganando importancia comercial y cultural, siempre bajo la influencia germánica. Durante el siglo XIX quedó bajo la influencia del Imperio Austro-Húngaro hasta el final de la Primera Guerra Mundial, momento en el que Sibiu pasó a formar parte de Rumanía. En 2007, en conjunto con la ciudad de Luxemburgo, fue nombrada como Capital Europea de la Cultura.

En el paso por esta ciudad, la Plaza Mayor, el paso de las escaleras, el Palacio y el Museo Brukenthal, el más importante monumento barroco de Rumanía, la Catedral Evangélica y el Teatro Nacional Radu Stanca, son algunos de los lugares a visitar.

El siguiente destino es la ciudad-fortaleza de Sighisoara, a orillas del río Târnava Mare, también en la región centro del país, siendo la principal urbe de la región de Transilvania. Los principales hitos turísticos de la ciudad son la Torre del Reloj construida en el año 1360, la ciudadela del siglo XII, considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y la iglesia de la colina.

El viaje prosigue en dirección a Paso Borgo, escenario de la novela «Drácula» (1897), del escritor irlandés Bram Stoker. De aquí se sigue a la ciudad histórica de Bucovina, junto a la frontera ucraniana, donde se visita el Museo del Folclore, hasta Campulung Moldovenesc, donde podrás descubrir el Museo de la Madera. Moldovita es el destino siguiente con la visita al Monasterio Pintado, Patrimonio Mundial de la UNESCO, siguiendo luego en dirección a la Marginea y la Gura Humurlui, donde podrás conocer los principales atractivos turísticos de estos locales, como la alfarería, la cerámica negra y diversos monumentos religiosos.

La ciudad medieval de Brasov, rodeada por los montes Cárpatos, es una de las ciudades más visitadas en la región de Transilvania. Los lugares obligatorios en una visita a esta ciudad son su centro histórico, en el cual se incluye la Plaza Sfatului, la pintoresca calle peatonal Republicii y la Iglesia Negra, el mayor monumento religioso de estilo gótico del país; así como el museo de la Ciudad y la Iglesia de San Bartolomé.

Finalmente, el recorrido finaliza en Sinaia, donde podrá conocer el Castillo de Pieles construido a finales del siglo XIX, que es la residencia de Verano de la Familia Real Rumana, y la visita al Castillo de Bran, donde se supone que habrá vivido Vlad Tepes, la fuente inspiradora del famoso personaje de Drácula.

Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com