Proscenio del Teatro Olímpico de Vicenza

Secretos del norte de Italia

Desde Venecia a las ruinas romanas, pasando por las vistas de los Dolomitas y los pueblos del Piamonte, el norte de Italia cuenta con algunos de los rincones más sorprendentes de Europa.

Después de ver el Puente de Rialto, el Gran Canal, la Última Cena de Leonardo da Vinci y el Balcón de Julieta en Verona, vamos a ver algunos de los lugares más secretos del norte de Italia que seguro que no conocéis. ¿Nos acompañáis?.

La isla de Burano en Venecia, con sus casitas de colores a lo largo de los canales, y la torre de la iglesia que se asemeja al ángulo caído de la Torre de Pisa. Es un lugar casi secreto, alejado de la gran multitud de turistas, muy distinto al hacinamiento de Murano, aunque las excursiones nos lleven hasta allí.

Proscenio del Teatro Olímpico de Vicenza
Proscenio del Teatro Olímpico de Vicenza

Otro de los grandes secretos del norte de Italia es el Teatro Olímpico de Vicenza, que se sitúa entre Venecia y Verona. De esta parte se conocen en especial las villas creadas por Palladio, pero menos conocido es su último trabajo, el teatro olímpico, con un fascinante escenario, de tal manera que parece toda una ciudad romana.

El valle del Cadore tiene en realidad pocos puntos de interés turístico. Se pueden recorrer los 90 kilómetros que hay desde Belluno hasta Cortina D’Ampezzo a través del paisaje que ofrecen los Dolomitas. Los grandes picos se levantan por todas partes, así como el viento fresco que proviene del río Pieve. A nuestro paso nos encontraremos con preciosos pueblos de los Alpes, y maravillosas vistas de montaña.

Canal de Brenta
Canal de Brenta

Al hermoso Canal de Brenta se puede llegar en barco, en autobús o en coche desde Venecia. Lo mejor es seguir el canal, contemplando las casas patricias de Venecia, dejando escapar el verano. Perderos en los maravillosos laberintos de los jardines de Stra.

Bolzano, allá en lo alto de las montañas del Tirol, parece más una elegante ciudad austríaca que italiana, sobre todo por el hecho de que pasó sus primeros siglos en manos de Baviera y Austria. Su catedral gótica, sus claustros y el conocido como Frozen Fritz, son motivos enormes para visitar.

En el Lago de Orta hay una pequeña isla que se llama Isola San Giulio. Está totalmente cubierta de edificios medievales, como por ejemplo la Basílica de San Giulio, del siglo XII. Este santo está enterrado en su cripta, y la iglesia alberga impresionantes muestras de arte, que van del siglo IX al XII. Frescos, columnas talladas en mármol y un precioso púlpito.

Se cree que, antes de llegar a Venecia, San Marcos vivió en la preciosa ciudad de Aquileia, dormida junto al Adriático. Su básílica del siglo IX es su principal atractivo.

Las colinas de Langhe están llenas de preciosos paisajes de viñedos. En sus valles se halla la encantadora ciudad de Bérgamo, con sus calles medievales empedradas, rodeadas de un casco antiguo amurallado y emplazada sobre una cima rocosa.

Por último, acercaros hasta Brescia, que si bien se la pasan por alto los turistas, se trata de una ciudad romana llena de interés, con su foro, un anfiteatro, y una villa excavada bajo su museo.

Tags:

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com