Sirmione: encantadora ciudad medieval del Lago de Garda

Sirmione es una de las ciudades más bellas del Lago de Garda, el más grande de Italia con 370 km2 de superficie. Ubicada en la región de Lombardía, al norte del país, la llamada Perla del Garda llama la atención por sus aguas de los balnearios y las ruinas romanas. Pero también cuenta con playas de aguas azules bañadas por el famoso lago y un centro histórico con los típicos monumentos de la ciudad italiana encantadora que nos deleitan en cada visita.

Y hablando de historia, la pequeña península es bastante antigua, con registros de primeros vestigios humanos en los siglos 5 y 6, a. C. De hecho, se cree que el lugar haya sido utilizado como balneario de las familias romanas ricas de Verona. Y es precisamente ese pasado el que se liga con las principales atracciones de la ciudad: las Cuevas de Catullo.

Las ruinas, ubicadas en grutas, forman la mayor villa romana del norte de Italia. En el complejo, de más de dos hectáreas, hay un importante jardín de más de 1.500 olivos, además de una vista única de toda la parte del sur del Lago de Garda. En el sitio arqueológico, arcos, columnas y paredes en piedra, son los vestigios de los tiempos más antiguos que, a pesar de los deterioros, forman un escenario increíble.

Nota de curiosidad: las ruinas obtuvieron ese nombre por cuenta de la vista del lago. Cerca de allí se encuentra otra atracción muy famosa de Sirmione, las termas. Las aguas termales de la ciudad son conocidas por sus poderes curativos y reciben turistas del mundo entero, principalmente con problemas respiratorios. Pudiendo llegar a temperaturas de hasta 70º, las termas son ideales para el descanso y la relajación.

De vuelta al centro histórico de la ciudad, el Castillo de Scaligero, es otra parada obligatoria en el destino. Considerada una de las más completas y mejor conservadas de Italia, la fortaleza fue construida entre los siglos XIII y XIV por la familia Della Scala. Imponente, el castillo cuenta con una torre de 37 metros de altura que ofrece una de las mejores vistas del paisaje, incluyendo el lago y las colinas.

Es del castillo también la “entrada oficial” de la ciudad. La Rocca Scaligera es un puente bañada por el lago por donde llegan los visitantes, dando todo un clima medieval al lugar.

Aún en el centro, el ambiente medieval permanece en el pueblo. En un paseo, el turista se encuentra con calles estrechas y sinuosas, además de caseríos y flores que colorean y dan vida a cada rincón de la ciudad. Por la noche, todo iluminado, Sirmione se vuelve aún más encantador.

Sirmione cuenta con algunas playas de agua dulce, con piedras en lugar de arena y aguas cristalinas del Lago de Garda. Así mismo, destaca la playa de la Iglesia.

Si te encuentras en Sirmione o planeas viajar pronto, no dejes de probar los tradicionales gelatos italianos. La ciudad cuenta con infinidad de sabores y tamaños de uno de los helados más famosos del mundo.

 

Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com