Reconstrucción de una vivienda celtibérica en Numancia.

Soria. Tradición celta en Soria

Soria es el centro de la antigua Celtiberia, de la que conserva ruinas y costumbres. A finales del siglo IV antes de Cristo se unieron el sustrato ibero y la cultura celta. La importancia de esta cultura en estas tierras queda atestiguada por los vestigios arqueológicos que se conservan: Termes, Uxama, Ocilis (el actual barrio de Villavieja en Medinaceli) y sobre todo Numancia.

Los rituales celtíberos han sobrevivido en Soria hasta la actualidad, aunque adaptados y cambiados. El toro y el fuego son los principales elementos de estos rituales, y su presencia es constante en las tradiciones del lugar.

Reconstrucción de una vivienda celtibérica en Numancia.
Reconstrucción de una vivienda celtibérica en Numancia.

Fiestas de San Juan en Soria

La antigua celebración del solsticio de verano ha derivado hacia la fiesta de San Juan, y las doce tribus que se reunían en torno al Duero formando la base de la actual Soria han derivado hacia las doce cuadrillas que organizan en la actualidad los festejos.

La fiesta celebra un culto al toro durante seis días, que la Iglesia ha ido intercalando con tradiciones propias de origen posterior. La emperatriz Isabel, esposa de Carlos V prohibió las fiestas por considerar intolerables sus excesos de promiscuidad.

Las fiestas comienzan el miércoles anterior al último domingo de junio. Cada día tiene su nombre, y así el Miércoles El Pregón inaugura a las once de la noche la semana de fiestas.

El Jueves la Saca, doce toros son trasladados desde los corrales del Monte Valonsandero hasta la plaza de La Chata. Un centenar de caballistas y todos los mozos que quieran ayudar se encargan del recorrido de unos seis kilómetros.

El Viernes de Toros son lidiados en dos corridas muy poco ortodoxas y el Sábado de Agés se reparte una tajada cruda entre los miembros de cada cuadrilla y otra parte es subastada.

El domingo de Calderas, que antiguamente era denominado Domingo de Caridad, el resto del toro es cocido y se reparte entre los vecinos junto con pan, chorizo, vino y huevo.

Por fin, el Lunes de Bailas finalizan las fiestas, con una procesión por la ciudad y una merienda campestre por la tarde a la orilla del río Duero. Al anochecer una peculiar peregrinación lleva a todos hasta la Plaza Mayor donde la banda municipal interpreta las canciones de cada uno de los días y la gente despide las fiestas cantando «Adios, adios, San Juan«.

Las célebres danzas con palos de acebo que se celebran en el interior de la iglesia en Pinares proceden del antiguo ritual que honraba la madre tierra cuando se celebraba al aire libre con un coro de mujeres aportando la música.
Las célebres danzas con palos de acebo que se celebran en el interior de la iglesia en Pinares proceden del antiguo ritual que honraba la madre tierra cuando se celebraba al aire libre con un coro de mujeres aportando la música.

Celtas y celtíberos

Los celtas dominaron antes que los romanos la mayor parte de la actual Europa. Desde su ubicación original en la actual Alemania Central, se expandieron en un conglomerado de tribus durante el primer milenio antes de nuestra era. Su gran capacidad de asimilación y una curiosidad sorprendente les permitieron convertirse en discípulos de las culturas que iban anexionando, especialmente los griegos, etruscos e italiotas.

Desarrollaron la agricultura y la cerámica y sus artesanos poseían gran prestigio, especialmente los carreteros y herreros. A ellos se atribuye la invención del tonel. Elaboraron una red de comunicaciones que los romanos empedraron luego para mejorarla. Sólo su carácter independiente, especialmente el de sus nobles, les impidieron convertirse en una nación poderosa.

Tenían clanes familiares, con una organización rural, distinguiendo guerreros, campesinos y druidas. Los Druidas, sabios sacerdotales, eran el enlace entre los hombres y la divinidad. Practicaban la adivinación y la magia y sobre todo instruían oralmente a la juventud.

En Deza se encuentra la plaza de toros más antigua de la península, sin ser más que un foso excavado a pico en la roca.

Numancia

En el término municipal de Garray están las ruinas de Numancia. Fueron descubiertas en el siglo XIX aunque no fue hasta 1906 que empezó su estudio sistemático.

Su trazado toma ejemplo en otras ciudades europeas, basándose en dos calles principales que cortan perpendicularmente otras once calles.

Hace 2100 años, los romanos necesitaron veinte años de lucha para vencer las llamadas Guerras Celtibéricas. Situada en un altozano y con el Duero como defensa natural, Numancia venció los ataques de varios cónsules romanos y tuvo que ser Publio Cornelio Escipión, el vencedor de Cartago, el que la sitió hasta su rendición en 133 antes de Cristo.

Numancia de Alejo Vera y Estaca
Numancia de Alejo Vera y Estaca

Durante once meses de asedio, los irreductibles llegaron a comer cuero e incluso carne humana. Muchos prefirieron suicidarse antes que sucumbir a la rendición.

Escipión hizo arrasar Numancia y repartir la tierra entre los pueblos cercanos aliados de Roma. Los supervivientes fueron vendidos como esclavos y cincuenta de ellos fueron exhibidos en el desfile triunfal de Escipión en Roma.

Los romanos reformaron luego la ciudad ampliando las calles y construyendo villas modernas según sus costumbres. Construyeron aljibes para recoger agua y mejoraron el saneamiento

San Pedro Manrique

El fuego es protagonista en San Pedro Manrique de una de las tradiciones más características de la provincia, en la que los lugareños cruzan descalzos una alfombra de brasas ardientes cada noche de San Juan.

En una pequeña plaza o anfiteatro anexo a la ermita de la virgen de la Peña, se enciende una hoguera de madera de roble y al cabo de un par de horas se extienden las brasas de forma uniforme.

Cargando con mujeres, hermanas, visitantes y autoridades se dan exactamente siete pasos sobre las ascuas de veinte centímetros de espesor. Pero sólo los lugareños se atreven a ello. La tradición dice que los forasteros se queman, y los pocos que han intentado comprobarlo parecen confirmar esta creencia.

Paso del fuego en San Pedro Manrique
Paso del fuego en San Pedro Manrique

La mañana siguiente se desarrolla otra tradición de la que algunos dicen que proviene de las sacerdotisas de la Celtiberia ofrendando los frutos al sol y otros que del tributo de doncellas entregadas a los moros por los cristianos. Son las «Móndidas«, en que mujeres vestidas con ropajes rituales blancos se dirigen a la ermita del Humilladero mientras el alcalde y sus ediles simulan expulsar a judíos y forasteros.

Esa noche mágica del solsticio las hogueras arden en casi todos los pueblos y son saltadas las noches de plenilunio siguiendo el ritual de los celtas.

Celtas en Soria

Las últimas invasiones celtas, que en la Península Ibérica comenzaron hacia el siglo VI antes de Cristo, se fundieron rápidamente con los iberos formando lo que conocemos como celtíberos. Ocupaban las actuales provincias de Guadalajara, Soria y parte de Zaragoza.

Sus castros eran amurallados con fosos y terraplenes. Sus viviendas eran en su mayoría subterráneas, de carácter rupestre. Su religión era naturalista, con el toro y el caballo como elementos principales.

Los celtas se creían hijos del dios de la muerte, Dispater. Creían en la inmortalidad del alma y en un fin del mundo por obra del fuego y el agua. Su lema era significativo: «Reverenciar a los dioses; no hacer nada malo; endurecerse en el valor»

Tiermes

Castro se encuentra a unos ocho kilómetros de Retortillo y mantiene vestigios de haber sido una importante ubicación Celtíbera. Tumbas, aljibes y cortes se abren en la piedra arenisca donde en otro tiempo se asentaron las tribus arévacas.

Cerca de allí se encuentra el yacimiento arqueológico mejor estudiado de la provincia: Tiermes.

Tiermes
Tiermes

Está situado de forma estratégica al pie de la sierra de Pela, protegido a 1200 metros de altura por los ríos Pedro y Manzanares. Una enorme muralla protegía la ciudad. Se conserva una capilla románica, la de la Virgen de Tiermes, muestra de la mezcolanza celta y romana que se aprecia también en el resto del yacimiento.

En las calles se aprecian todavía las huellas de los carros, junto a las entradas de las viviendas rupestres.

Conviviendo unos vestigios con otros, como no pudieron hacerlo quienes los construyeron, los restos de edificios romanos: las termas, el anfiteatro, un acueducto, mosaicos.

La llamada «Puerta del Sol» se ubica al sudeste y en los macizos de piedra que la forman se ven excavadas las habitaciones que servían para el cuerpo de guardia. En el anfiteatro se representan ahora en verano obras de teatro clásico. El Museo Monográfico de Tiermes permite completar la visita.

Todavía se celebran en la Venta de Tiermes las fiestas de plenilunium por herencia de las que celebraban los celtas. Los fines de semana del verano en que la luna está llena, grupos de gente se reúnen alrededor de una hoguera para cantar, beber orumiel y saltar el fuego purificador.

El pingar de Mayo

También el árbol tiene su lugar en el ritual ancestral heredado de los antiguos. El «Pingar de Mayo» es conocido sencillamente como «Mayo» en el resto de Europa y aún se sigue la costumbre de enramar las casas de las mozas.

Su finalidad última es el rito de la fecundidad, con la multiplicación de las aguas, los alimentos, los hijos…

Los mozos seleccionan un pino y lo fijan normalmente en la Plaza Mayor adornándolo según la costumbre del lugar, de forma muy diferente en unos u otros sitios.

Toro Júbilo en Medinacelli

El «Toro Jubilo» es también la fiesta más emblemática de Medinacelli. La tradición es similar a la de otros muchos lugares de España, pero dicen los de Medinacelli que es aquí donde mejor se conserva la costumbre.

Un toro es conducido a la plaza en la fría noche de las tierras altas y con grandes esfuerzos atado por la cabeza a una gruesa estaca medio enterrada.

Se le fijan a los cuernos unas bolas de alquitrán y azufre y se le evitan quemaduras embadurnando su lomo con barro. Un valiente queda solo en la plaza para cortar la cuerda cuando, encendidas las teas el toro enloquece en su desesperación.

Toro Júbilo de Medinacelli
Toro Júbilo de Medinacelli

Luego, todo es esquivarle y burlarle ayudándose de cinco hogueras, como cinco patrones tiene la ciudad que fue celtíbera, que el toro no se atreve a saltar.

Cuando decaen el fuego y la energía, el astado es apartado y posteriormente ajusticiado para una semana después cocinarlo en grandes marmitas colectivas que propician un banquete popular.

Sólo entonces termina la fiesta, comulgando todos de la carne del dios celta.

Soria, ciudad con naturaleza e historia

Soria es una ciudad con encanto para una escapada de fin de semana. Soria es una mezcla de historia y naturaleza, ya que en ella se descubre la mítica ciudad de Numancia y la maravillosa Laguna negra lugar donde respirar es posible
Soria ciudad con naturaleza e historia

Soria es una ciudad con un encanto especial, no solo por los maravillosos monumentos que podemos encontrar según paseamos por sus calles, que son muchos y preciosos, sino por que desde mi punto de vista tiene la unión de lo natural con lo histórico. Lo histórico, por que cuenta con Numancia, que es el pueblo que tuvo entre las cuerdas al mayor imperio que hubo en mucho tiempo, el imperio romano, el cual tuvo que utilizar como último recurso el sitio de Numancia ,impidiendo que les llegara comida alguna a sus habitantes, ya que en la batalla no podian con ellos, aún así los numantinos prefirieron matarse ellos que ser esclavizados por Roma, id a visitar las ruinas de Numancia y a poder ser id cuando se haga la representación enteraros bien cuando es por que esta muy bien caracterizada.

En lo natural, la Laguna Negra de Soria, zona natural donde lo que vas a respirar es oxígeno puro y donde vas a disfrutar viendo cataratas, lagunas, montaña y verde allá donde mires.

Deja un comentario

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies