Valle de M’Zab

Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1982, el valle de M’Zab se encuentra en el centro de Argelia (600 km de Argel), en la wilaya de Ghardaia. Se trata de una meseta rocosa de entre 300 metros y 800 metros sobre el nivel del mar. M’zab es también el nombre del wadi (río) que discurre por el valle. Las antiguas civilizaciones del valle la convierten en una zona turística por excelencia. El paisaje (montañas, palmeras) y la arquitectura sorprendente la convierten en una zona en la que pasar algunos días durante nuestra próxima estancia en al región. Viajamos hasta el valle de M’Zab.

panorámica de Ghardaia del valle de M'Zab

Destacados en el valle de M’Zab

La región es hogar de la «ksours» los pueblos fortificados del siglo X que han permanecido prácticamente intactas durante más de mil años desde su construcción por ibaditas (el ibadismo es una antigua doctrina musulmana que preconiza qye los creyentes no deben necesariamente pertenecer al linaje de Mahona, ni pertenecer a una determinada raza o color de piel).

Aeropuertos para llegar al valle de M’Zab

Como no hay vuelos internacionales a Ghardaia, los viajeros procedentes de España, por lo general paran en Argel. Salen varios vuelos por semana entre la capital y Gardhaïa; también hay vuelos directos desde Orán.

Estaciones de autobuses
Líneas diarias y bastante cómodas conectan Ghardaïa con la ciudad de Argel y las capitales regionales (El Golea, Timimoun, Ouargla …).

Pasaporte

Pasaporte válido y visado (los solicitantes de visa deben probar que tienen un seguro de viaje con el que cubrir los gastos de repatriación del cadáver, seguro médico y atención médica y hospitalaria de emergencia).

Dinero

Moneda: Dinar argelino (DA) DA = 0,0102905 € 1,00. Es aconsejable que el viajero lleve billetes pequeños en dólares o euros.

¿Qué comprar en el valle de M’Zab?

En M’Zab las especialidades son la joyería, cerámica, artículos de madera, cuero, y alfombras tejidas utilizando un método tradicional…

La comunidad Ibadhita es especialmente tradicionalista y religiosa.

Varios

Las lluvias se concentran diez días por año en el M’Zab. La gestión del agua es una cuestión de supervivencia. El sistema de riego de plantaciones de palmeras, como tal, es impresionante y vale la pena visitarlas. La gente tiene pozos de hasta 100 metros de profundidad.

Ksours

Hay siete «ksours» que se construyeron en el siglo X: Ghardaia, Beni Isguen, El Ateuf, Melik, Noura Bou, Berrian, Guerrara. Desde el exterior, el estilo arquitectónico de los ksours muestra casas dispuestas en gradas y apretadas unas contra otras. Las pinturas murales en tonos pastel (azul, verde, marrón …) no están destinados a embellecer, sino para reducir el resplandor del sol. Ghardaia es la ciudad más famosa del valle de M’Zab. Con casi 100.000 habitantes, la ciudad fue construida en 1048. Su arquitectura tradicional ha inspirado la obra de Le Corbusier o, más recientemente, la de Ricardo Bofill.

Qué ver en el valle de M’Zab

  • la mezquita y su minarete en forma de pirámide truncada alargada que domina toda la ciudad
  • fuera del Ksar, cerca del cementerio Ammi Sheikh Said, la mezquita de Sidi Bou subterránea de Gdemma
  • la Plaza del Mercado Viejo (parte alta) y sus colores
  • el bosque de tres kilómetros sobre la ciudad con cerca de 60.000 palmeras

Patrimonio Cultural en el valle de M’Zab

El Ateuf, la ciudad más antigua del valle de M’Zab, fundada en 1012, está situada a 9 kilómetros de Ghardaia. Usted puede visitar la famosa mezquita de Sheikh Sidi Brahim de 700 años de antigüedad. Los amantes del arte pueden observar los arcos moldeados y nichos en las paredes que inspiraron a Le Corbusier en la construcción de Notre-Dame-du-Haut en Ronchamp.

Ghardaia

Curiosidades sobre el valle de M’Zab

Fundada en 1347, Béni Isguen es el ksour más religioso. Las costumbres son estrictamente observadas. La ciudad está rodeada de murallas. No te pierdas la terraza cerca de la mezquita donde se descubren unas espléndidas vistas sobre el valle del M’Zab. Idealmente, usted debe ir a Beni Iguen por la tarde tarde para ver en las calles de la ciudad las subastas de pescado al día, que no carecen de encanto. Todas las personas tienen objetos que si no utilizan ponen a la venta. Quizá sea un buen momento para hacer negocio si eres bueno regateando.

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies