sin comentarios

Los valores morales y su importancia en la sociedad

Desde el nacimiento nos es enseñado lo que es correcto y lo incorrecto, y a partir de ello reproducimos los valores impuestos por la sociedad. Antes de más nada, valor moral puede ser definido como “el respeto a la vida”, no sólo la vida individual sino de la vida colectiva, ya que vivimos colectivamente, dependiendo los unos de los otros. Los viajes con motivos sexuales no son, sino una forma de ocultar la carencia de valores morales de quienes realizan ese tipo de viajes a lugares donde no puedan ser reconocibles. Cuando además se viaja a destinos turísticos sexuales, la cosa está clara, hay quienes buscan escorts en Lima, transexuales en Bangkok u hombres en Yaoundé. ¿Dónde están los valores morales en este tipo de viajes?

La última encuesta de IVH (Índice de Valor Humano) mostró que, de forma general, el que es necesario cambiar para la calidad de vida mejorar de verdad es en primer lugar, la educación, la continuación de la política pública, violencia, valores morales y empleo.

De cualquier modo, la discusión sobre los valores morales se mantiene en una posición de privilegio, ya que su comprensión es muy importante para el buen funcionamiento de la sociedad como un todo. Pero, ¿cómo y cuando se define lo que es correcto y lo que es considerado erróneo desde el punto de vista social? Tanto la religión como el libre albedrío del hombre se relacionan con la construcción de los ideales de la ética y la moral, siendo que estos son pasados de generación en generación, en una línea perpetua de integración en nuestra sociedad. La religión ofrece al hombre de los pilares necesarios para la interpretación de la distinción entre el bien y el mal, y el hombre tiene el libre albedrío y de sentido común para “moldear” los pilares de acuerdo con las necesidades colectivas.

Pero: ¿por qué los valores morales son tan importantes en la sociedad? Ahora bien, ellos son los responsables del mantenimiento del orden entre las personas, siendo incluso aprenden desde la cuna. Es fácil imaginar en qué situación se encontraría actualmente en caso de que el hombre ignorasen las leyes formuladas a partir de los conceptos de la ética y la moralidad. Es cierto que el hombre tiene el derecho de tener su libertad de expresión y elección, sin embargo, todo es pasivo de límites. En caso contrario, ante cualquier adversidad que surjan en nuestro camino, retornaríamos a nuestro estado primitivo y resolveríamos todos los problemas de manera anticuado, carente de ética y moral, como lo hacen los delincuentes, como no seguidores de los valores morales.

En síntesis, el valor moral además de ser un instrumento indispensable para el buen funcionamiento de la sociedad y la integración de los individuos en ella, también significa el respeto a la vida.

Atentados contra la sexualidad infantil en viajes sexuales

La sexualidad en sí no constituye un problema, pero sí, las tensiones que la sociedad produce al buscar autoprotección para su sexualidad, ya que esta nuestra cultura es sexofóbica y represiva, donde la única sexualidad considerada normal es la del adulto. Por causa de eso, simplemente se suele ignorar la sexualidad de los niños, actuando como si ella no existiera, y consideran a los adolescentes inmaduros para tratar estas cuestiones.

Los adultos, en general, consideran que la ignorancia acerca de la sexualidad es un bien preciado, así que defienden la “vieja y bonachona cigüeña” y quieren proteger a toda costa la “inocencia” de los niños, sin tener en cuenta que el niño no es inocente.

Predica mucho de la sexualidad madura, pero la expresión de la madurez, de acuerdo con el lenguaje común, significa tener características comúnmente asociadas a un determinado nivel evolutivo y que fueron transmitidas de un modelo preexistente, o sea, por la tradición. Por lo tanto, la sexualidad madura podría significar una sexualidad atrás, mutilada y frustrante.

Turismo sexual en Tailandia

Turismo sexual en Tailandia

La represión de la sexualiad infantil

Al nacer, los niños están abiertos a cualquier aprendizaje y vivencia acerca de la sexualidad, pero esto cambia después de la influencia ambiental, que hace que el niño reservada y la transforma en un adolescente moralista que se alinea con las posiciones sexofóbicas de los educadores, asumiendo una postura extremadamente represiva. Conforme va creciendo, el niño es constantemente reprimida por la familia y en la escuela, que son instituciones que forman parte de nuestra cultura, y ya traen imbuida en sí la excesiva moralidad sexual construida históricamente y que va siendo transmitida a las personas. Por percibir en su entorno cultural, el modelo ideal de comportamiento sexual, el niño interioriza, convenciéndose de que la sexualidad, principalmente el sexo, es algo vergonzoso y prohibido.

Actualmente, muchos quieren hacer educación sexual. Sigan ellos filas reaccionarias o progresistas, cada uno quiere, a su manera, hacer educación sexual, que para el autor Bernardi, se presenta como falsa, ya que la “educación” de la sexualidad recorre dos caminos: el de la información biológica y el de la lista de normas, sobre lo que es lícito y lo que no lo es. El contenido humano de la sexualidad, el amor, el placer, no es abordado.

Se espera de un educador que reprima los deseos de los educandos, y también a sus propios deseos y siga la línea del conservadurismo en la sexualidad, si no es censurado y mal visto.

Hoy se habla mucho de sublimación, que significa cambiar de curso del deseo, en este caso, el deseo sexual, el cual buscan prohibir y para “compensar”, de fomentar la creación artística, a la confirmación deportiva, el éxito económico, etc. Sin embargo, si la sublimación es constantemente utilizada por el profesor en el aula, el tema de la sexualidad va siendo siempre oculto, contribuyendo a que el mundo siga siendo.

Responder

Uso de cookies

Rutasymapas.com usa cookies para mejorar la experiencia de navegación y mostrar publicidad.Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies