Viajar a Nicaragua

El territorio de Nicaragua estuvo habitado en la época precolombina por varias poblaciones indias: los nicaraos y chorotegas, los chontales y los mosquitos. Cristobal Colón fue el primer europeo que pisó el suelo nicaragüense en su cuarto y último viaje.Con posterioridad, el país se pobló de conquistadores españoles. Hernández de Córdoba, quien descubrió el lago de Nicaragua, fundó, entre otras las ciudades, Granada, León y Nueva Segovia. En 1625 los ingleses penetraron en Nicaragua, declarándola unos años más tarde protectorado británico. Habrá que esperar hasta 1894 para que los ingleses abandonen el territorio definitivamente. Tras adherirse y separarse, primero de México y luego de la Federación de Provincias Unidas de Centroamérica, la capital, que había estado en Granada y León, se trasladó por fin a Managua. A partir de ahí, varios gobiernos se sucedieron en Nicaragua: los de Zelaya, Anastasio y Luis Somoza. En 1979, las fuerzas del Frente Sandinista obligaron a Somoza a dimitir y abandonar el país. Los sandinistas se ponían al frente del Gobierno nicaragüense. En las elecciones presidenciales de 1990, los sandinistas fueron derrotados por una coalición de partidos encabezada por Violeta Barrios de Chamorro. Seis años después, el 20 de Octubre de 1996, triunfó la Alianza Liberal encazada por el Dr. Arnoldo Alemán.

Señas de Identidad
Nombre oficial: República de Nicaragua.
Situación geográfica: Está situada en América Central, compartiendo costas con el Océano Pacífico y el Mar Caribe.
Fronteras: Limita con Costa Rica al sur y con Honduras al norte.
Superficie: 129.494 km2. Es la más grande de las repúblicas centroamericanas. Dispone además de unos 500 km de costa en el Atlántico y 300 km en el Pacífico y cuenta con dos grandes lagos, Cocibolca (Lago de Nicaragua) y Xolotlán (Lago de Managua) en su territorio nacional.
Población: 4.812.600 habitantes, entre mestizos, blancos, criollos, zambos, negros caribeños e indios mosquitos.
Capital y población: Managua, con 1 millón de habitantes.
Principales ciudades: Managua, Granada, León, Rivas, Matagalpa, San Carlos, Estelí y Puerto Cabezas.
Religión: Mayoritariamente católica.
Lengua oficial: Castellano.
Gobierno: República.
Principales recursos económicos: Industria: siderurgia, productos químicos, textil, alimentos, refinación de petróleo. Agricultura: café, bananas, algodón, caña de azúcar, tabaco, habas. Ganadería. Pesca. Minerales y otros recursos: plata, oro, cobre, plomo, recursos forestales.
Hora local: Siete horas menos que en España, es decir GMT menos ­6 horas.

Documentación necesaria para hacer turismo en Nicaragua

Par viajar a Nicaragua es necesario el pasaporte en vigor con una validez mínima de seis meses, así como la tarjeta de turismo (US$5.00) que puede adquirirse a la entrada del país.

Moneda
Moneda: La unidad monetaria oficial es el Córdoba, divido en 100 centavos.

Cambio de divisas: El cambio de divisas puede efectuarse en el aeropueto, bancos y oficinas de cambio de las principales ciudades.Es recomendable llevar dólares estadounidenses, fáciles de cambiar en cualquier lugar del país.

Tarjetas de crédito
: La mayoría de los hoteles, restaurantes y tiendas aceptan las tarjetas de crédito. Cheques de viaje: Se aceptan igualmente en la mayoría de las localidades del país.

Clima El clima en Nicaragua es tropical, con dos estaciones claramente diferenciadas: la estación húmeda, que se extiende de junio a noviembre, y la estación seca, desde diciembre a mayo. Las temperaturas son altas durante la mayor parte del año, descendiendo ligeramente en las zonas más montañosas del país.

Electricidad
La corriente eléctrica es de 120 Voltios, 60 Hz. Los enchufes son de dos clavijas planas verticales.

Sitios de interés
León fue fundada por Francisco Hernández de Córdoba en 1524, no en su actual emplazamiento sino en el lugar llamado León Viejo, en el que se hallaba el poblado indio de Imabite. La ciudad fue arrasada por el Volcán Momotombo y se trasladó a su actual ubicación. León tiene la fuerza y la fiereza de su nombre. Capital de Nicaragua por más de 200 años, fue reemplazada por Managua en 1851. Aún conserva los beneficios históricos que le dio ser, durante tanto tiempo, el principal centro político, militar, cultural y religioso de Nicaragua. La ciudad, donde vivió Rubén Darío desde los tres meses, ha conservado sus señas de identidad sin recurrir a demasiadas restauraciones. Así, en León continúa sintiéndose el encanto de las ciudades destartaladas y la hermosura de sus restos que, más que historia, son un largo y relajado paseo por un pasado colonial lleno de riqueza y cultura. Todavía muchos se refieren a León como la “Capital Intelectual”. No es de extrañar si tenemos en cuenta su Universidad, sus escuelas religiosas y la Catedral Metropolitana. Los que acuden a visitar la Catedral de León, siempre quedan impresionados por su increíble belleza. Considerada como la más grande de América Central, se necesitó más de un siglo para terminarla. Realmente, valieron la pena todos los esfuerzos empleados. La Catedral está protegida por leones en todas sus puertas. Incluso la tumba de Rubén Darío, guardada a los pies de la imagen de San Pablo, está defendida por un león de marmol como si toda la ciudad quisiera proteger la paz eterna de su ilustre poeta. El impresionante edificio de la Catedral, así como sus altares, imágenes, coro y su excelente colección de pinturas, revelan la evolución del arte religioso del siglo XVIII hasta el presente. En León una visita al museo de Rubén Darío lleva a lo más profundo de la poesía nicaragüense; un paseo por el barrio de Subtiava, con una visita a la Iglesia de San Juan Bautista , acerca a las raíces de los pueblos indígenas. Las calles y casas de León son todo un espectáculo que paraliza el tiempo. En los barrios de San Felipe, Laborío y San Juan,, aún permanecen el pie algunas casas coloniales con sus balcones de hierro forjado.

En las cercanías de León se pueden visitar el pueblo de La Paz Centro y detenerse a comprar sus cerámicas; el pueblo de Telica y disfrutar de las aguas termales de los Hervideros de San Jacinto, los volcanes Momotombo y Momotombito y contemplar la perfección de sus conos volcánicos.

En las faldas del volcán Momotombo se encuentra León Viejo, manteniendo todo el encanto de su antigüedad y toda la magia de su sabiduría. Recientes excavaciones han permitido sacar a la luz las ruinas de su Catedral, el Convento de la Merced, la Casa del Gobernador y otros monumentos que aún permiten descubrir la dignidad del Viejo León.

El mayor centro de producción de azúcar y ron nicaragüense está en las afueras de la población de Chichigalpa (Ingenio San Antonio). Entre Chinandega y Puerto Corinto se encuentra El Realejo, antiguo puerto y astillero colonial donde aún se observan las ruinas de una iglesia abatida por los piratas en el siglo XVII.

Ningún viajero debe abandonar Nicaragua sin un lento recorrido por el río San Juan y una visita al Archipiélago de Solentiname. Es una buena manera de conocer gran parte del país paseando por un rio lleno de belleza, de historia y de leyendas. Por el río San Juan llegaron los españoles hace casi 500 años; fue la ruta más corta entre los oceános Atlánticos y el Pacífico para ir a California con la “fiebre del oro”; por el cual entraron piratas y saqueadores para arrasar las ciudades. Hoy, el río San Juan es un remanso de paz y un fiel reflejo de la hermosura nicaragüense. De este río toma su nombre la Región de Río San Juan, en el extremo suroriental de Nicaragua. El margen derecho del río, en una parte del recorrido de 190 kilómetros, sirve de frontera entre Nicaragua y Costa Rica y lleva las aguas del Lago de Nicaragua hasta las del mar Caribe en un espectáculo mágico de unión de sus elementos naturales. La región de Río San Juan es un auténtico paraíso para los amantes del turismo ecológico. Considerada como una de las reservas naturales más atractivas de Nicaragua, la mayor parte de la región amanece, cada día, con los colores de una zona selvática llena del exotismo de su flora y su fauna. La cabecera de la región es la ciudad de San Carlos a la que se llega por avión o en los hidrofoils que salen del muelle de Granada. Situada justo donde termina el Lago de Nicaragua y empieza el río San Juan, San Carlos es un excelente punto de partida para embarcarse en una excursión por el río y conocer el resto de la región.

Una de las excursiones más frecuentes que parten desde San Carlos es la que lleva en bote a Los Guatuzos, una reserva natural que constituye un auténtico edén para los naturalistas más expertos y curiosos. Durante los paseos por el río San Juan se observan a menudo monos, cocodrilos, aves selváticas y acuáticas en medio de una exótica variedad de árboles y flores que convierten cada excursión en una experiencia inolvidable. La mejor forma de seguir el curso del río es en una de las lanchas de motor especialmente diseñada para remontar sus aguas que, a veces, alcanza hasta los 300 metros de anchura. Desde el río, pueden apreciarse las ruinas del Castillo de la Inmaculada Concepción, fortaleza construida por los españoles en el siglo XVIII, que aún recuerda orgullosa la derrota del célebre marino británico Nelson Entre el castillo y San Juan del Norte, se encuentran la Reserva Indio Maíz, un bellísimo conjunto boscoso. Se organizan recorridos a pie por el interior de la misma.

En la desembocadura del Río San Juan, en el Caribe, se encuentra San Juan del Norte (antes Greytown) donde todavía se conservan edificaciones de la época de los buscadores de oro. A su vez, el río Indio, internándose con atrevimiento en las casi impenetrables regiones selváticas de Nicaragua, une sus aguas con las de la Bahía de San Juan del Norte.

Desde San Carlos, puede organizarse una visita a Solentiname, archipiélago formado por 36 islas que alberga una comunidad de poetas, pintores primitivistas y talladores de madera. En Solentiname se respira la tranquilidad, belleza e inspiración que los artistas necesitan para sus creaciones y que comparten, generosa simpatía y hospitalidad con los que acuden a conocer esta comunidad de artistas. El archipiélago se llena del más puro aire tropical con su fauna silvestre de aves y peces, monos aulladores yvenados de cola blanca. Allí pueden contemplarse los más bellos atardeceres de Nicaragua. Y es que, Solentiname es un producto de paz para todos.

La costa caribeña de Nicaragua es diferente al resto del país. Sus aguas azul turquesa, sus playas de arena blanca y sus silbeantes palmeras parecen querer confirmar, también en la costa, los contrastes del interior de Nicaragua. Sus llanuras tropicales, escasamente habitadas, están cubiertas de bosques y sus principales vías de acceso son fluviales. Esta zona es muy conocida por los aficionados a la pesca deportiva y al buceo. Incluso la unión de Nicaragua con la costa del Caribe es un fenómeno de las aguas, Es el río San Juan el que lleva las aguas del Gran Lago de Nicaragua para reunirlas con las del mar Caribe, uniendo interior y costa, agua dulce con agua salada, y la tierra con el paraíso. La ciudad más importante de la costa es Bluefields, accesible por vía aérea desde Managua. En Bluefields se respira el más puro ambiente caribeño, con la más divertida música reggae y los mejores mariscos.

Corn Island, es un espejo de 6 kilómetros y medio que refleja una parte del Olimpo. Y es que, si los Dioses bucearan, eligirian las aguas de Corn Island, verdes en una costa y transparentes en otra, su galeón hundido a 22 metros de profundidad y sus cinco kilómetros de playas de arena blanca.

La diferencia entre la zona caribeña y el resto de Nicaragua se deja ver en la influencia que la colonización inglesa dejó en su cultura, en sus costumbres y en la fisonomía de sus gentes. El resultado, una fascinante mezcla europea-nativa. La mayoría de sus habitantes hablan el inglés además del castellano.

La costa del Pacífico de Nicaragua no puede dejar de sorprender a quien pasea por sus playas o se baña en sus aguas. Sus pintorescos pueblos de pescadores, sus apartadas playas y sus instalaciones para practicar la pesca deportiva, nada tienen que envidiar al afamado Caribe. La costa del Pacífico tiene fuerza, riqueza y belleza suficiente para brillar por sí misma. La proximidad de Managua a la costa del Pacífico facilitan la frecuencia de visitas de los aficionados al buceo, la pesca y otros deportes acuáticos. La playa más cercana a Managua es Pochomil. Allí se puede disfrutar de Montelimar, el mayor complejo turístico de América Central y rincón perdido de la geografía nicaragüense. Con tres kilómetros de playa privada, una gigante piscina y todos los demás atractivos que cabe esperar de un centro turístico internacional, Montelimar no es un lugar que se olvide fácilmente. Otras playas que se encuentran a escasa distancia de Managua son Masachapa, Casares, La Boquita y Huehuete.

También en la región de Rivas, las playas se bañan en el oceáno Pacífico. En primer lugar, se destaca la hermosa Bahia de San Juan del Sur, con su recoleta playa donde, al atardecer, cuando el sol oculta tiñendo de rojo las aguas, van llegando los botes con la pesca del día que luego preparan en los restaurantes que se alinean en la orilla. San Juan del Sur es un lugar ideal para los aficionados al buceo, la pesca y la fotografía marina, por la claridad de sus aguas y su variada fauna. En Chococente y La Flor, al norte y sur de San Juan del Sur, acuden a desovar entre los meses de agosto y noviembre, miles de tortugas marinas.

En la región de León, a unos 20 kilómetros de la ciudad, está la playa de Poneloya. Los amantes de la pesca siempre encuentran en sus aguas piezas tan increíbles que no es necesario exagerar luego al contarlo a los amigos. También cerca de León, destacan las playas de El Velero y El Tránsito fácilmente accesible desde la ciudad.

Viajar a Nicaragua

Viajar a Nicaragua

La región montañosa de Nicaragua se extiende por el norte y el nordeste de Managua. Es una zona fresca que algunos prefieren recorrer a pie contemplando sus pinos, cedros, musgos, helechos y orquídeas. Selva Negra, un hotel de montaña con cabañas semiescondidas en un bosque y un restaurante terraza junto a un lago, está cerca de la ciudad de Matagalpa y es el punto de partida ideal para explorar esta región.

De Matagalpa a Jinotega, el paisaje sorprende sin descanso. Ante los ojos del viajero empiezan a desfilar bosques envueltos en suaves neblinas de cuyos árboles cuelgan los nidos del pájaro chichiltote, y otros valles de cuentos de hadas con el color de sus plantaciones de zanahorias, remolacha y repollos. En un recorrido por estos bosques selváticos se pueden ver monos congo y escuchar sus típicos aullidos. Corzos, venados y algún bello quetzal. Vivir el amanecer en este bosque es sentir el despertar de la naturaleza con sus silencios, sus cantos, sus colores y su más íntimo esplendor.

Por ultimo, Estelí es el centro de la industria tabacalera de Nicaragua. Los paleontólogos estiman que los huesos fosilizados encontrados cerca del bosque tienen cerca de 30.000 años.

Recorrer las calles de Managua, la capital del mayor estado centroamericano, es ir tropezando con las más curiosas peculiaridades. Resulta extraño moverse por una ciudad de más de un millón de habitantes que carece de un centro urbano tradicional. Extraño pero realmente fascinante. Entre este aparente desorden de ciudad sin nombres, hay mucho que ver en Managua. La Plaza de la Revolución, rodeada de ruinas, es el nexo de unión entre el pasado y el presente, entre dos ideologías políticas, entre el antes y el después del terremoto. Allí se levanta la Vieja Catedral que permanece como un fantasma que se resiste a marchar, emanando el extraño magnetismo del recuerdo hecho en piedra para revivir su historia. Aún sin estar juntas, la Nueva Catedral contrasta con la Vieja, mirando hacia el futuro con un diseño vanguardista y moderno. La Nueva Catedral es una de las edificaciones que más visitas recibe de los turistas que pasan por la capital. El Palacio Nacional después de haber sido renovado se convirtió en el Palacio de la Cultura. Junto con la Vieja Catedral, los dos edificios contrastan, frente al Parque Central, con el moderno Teatro Rubén Darío, situado junto al Lago de Managua El lago, también conocido como Lago Xolotlán , es más pequeño que el Cocibolca, pero no se queda atrás en hermosura. En sus orillas se encuentran las Huellas de Acahualinca encontradas en el barrio de su mismo nombre. Tienen una antiguedad de 3000 a 5000 años y pertenecen a habitantes de la zona que huyeron de una catástrofe volcánica. Un edificio que sobresale en las calles de Managua es el Centro de Convenciones Olof Palme, cuya moderna estructura, capacidad y equipos tecnológicos, lo sitúan entre los mejores del mundo. En Managua sus habitantes no suelen poner nombre a sus calles; mucho menos numerarlas. Encontrar una dirección se convierte en una divertida aventura incluso para el viajero más experimentado. Más tarde, esa busqueda de las calles de Managua, guiándose por conocidos edificios, establecimientos que ya no existen o algún árbol centenario talado hace varios años, es la anécdota más contada por los que visitan la capital de Nicaragua.

La carretera que une a Managua, Masaya y Granada, atraviesa una de las regiones más pintorescas de Nicaragua: “Los Pueblos Blancos”. Esta región, bien conocida por sus abundantes plantaciones de café cuenta tambien con ricas y seculares tradiciones heredadas de las tribus chorotega y mangue que habitaron en el área antes de la colonización española. Pueblos como Nindiri, Niquinohomo, Masatepe, Catarina, San Juan de Oriente, Diriá y Diriomo, son conocidos por su cocina típica, sus artesanías o algún aspecto de su folklore transmitido de una generación a otra.

La ciudad de Masaya situada a tan sólo 29 km. de la capital del país, “Ciudad de las Flores”, constituye el centro del folklore y de la artesanía de Nicaragua. Aunque tiene un hermoso mercado, conviene acercase al barrio indio Monimbó donde se encuentran piezas de extraordinaria belleza. Los que entran en Masaya para visitarla, salen cargados de hamacas de fibras coloreadas tejidas a mano, atractivas tallas de madera, sombreros, alfombras y muchos otros artículos que se producen en ésta rica región agrícola.

Cerca de Masaya se encuentran una de las mayores atracciones de Nicaragua: el Parque Nacional Volcán Masaya. Nadie puede dejar de subir al Cráter Santiago, uno de los cráteres activos más espectaculares del mundo. En los alrededores del volcán, se han instalado seguros miradores para la observación del magna, el cual se asoma desafiante desde las entrañas de la tierra. El paisaje resulta sorprendente, exótico en unas zonas, espectacular en otras, con parajes formados de bosques y páramos de lava solidificada de antiguas erupciones y del magna de los volcanes Masaya y Nindiri, situados en medio del parque. A lo lejos, puede contemplarse también el Lago de Managua, la Laguna de Masaya y el Vocán Mombacho.

Gastronomía de Nicaragua

En Nicaragua podrá degustar una amplia variedad de platos típicos, bebidas y postres, entre los que destacamos los sigientes: Bebidas: Pinol, Pinolillo, Tiste, Tibio, Pozol, Chingue, Ciliano, Chicha, Cususa, Pelo de Maíz, Café de Maíz, Tata Pinol. Comidas: Indio Viejo, Sopa de Queso, Torta de Sardina, Sopa de Albondiga, Nacatamal, Pinol de Iguana, Pinol de Venado, Pinol de Rabo, Chanfaina, Ajíaco, Cabeza de Chancho, Sopa de Maíz, Enchilada, Tortuga, Marol, Picadillos, Tacos, Lengua Fingida, Pebre. Atoles: Atol, Chilate, Atol Agrio, Atol con Chile, Atol Duro, Atol de Pujagua, Atol de Resaca, Atol con Coco, Atol de Maizena, Gomochada, Bazate. Horneados: Bollos, Rosquillas, Empanadas, Tortas, Queques, Pudin de Elotes, Mancarrona, Quesadilla, Viejitas, Marquesote, Rosquete. Bastimentos: Tortilla, Tamal Pizque, Pan de Maíz, Revuelta, Tamal Revuelto, Tamal Tigre, Tamal Frijol, Totoposte, Tamal Relleno, Rellena, Tamal Paco, Tortilla Dulce. Dulces: Atolillo, Buñuelos, Maíz Dulce, Cajeta Negra, Nueganos, Manjar, Sopa Borracha, Pío Quinto, Marquesote Bañado, Malmesabe.

Compras en Nicaragua

En Nicaragua abundan los objetos de artesanía. El mejor lugar para las compras, aparte del Mercado “Roberto Huembes” de Managua, es la ciudad de Masaya. Merece la pena comprar hamacas tradicionales, blusas tejidas a mano, tallas de madera, así como objetos de piel de cocodrilo que irá descubriendo durante su visita a este hermoso país.

Qué ropa llevar a Nicaragua

La ropa suelta y ligera es la que mejor combina con el clima nicaragüense, cálido y húmedo. Se recomienda llevar trajes de algodón junto con alguna prenda de abrigo liviana para las noches más frescas y las excursiones a la zona de los volcanes o a las montañas. Muy práctico puede resultar también el uso del sombrero y de un repelente contra insectos. En cuanto al calzado, es aconsejable que sea cómodo y flexible y que se adapte en todo momento a las largas caminatas y paseos que podrá realizar para disfrutar de las bellas ciudades y hermosos paisajes de este país.

Salud y vacunas necesarias para viajar a Nicaragua

No se exige ningún requisito especial de vacunación para los ciudadanos españoles. Únicamente se pide certificado de vacunación contra la Fiebre Amarilla a todos los viajeros mayores de un año procedentes de zonas infectadas. Existe riesgo de contraer malaria durante todo el año en 119 municipios del país, por lo que se aconseja informarse previamente en el centro de salud de su ciudad de las precauciones y medidas a tomar. Se recomienda contratar un seguro médico en el país de origen.

Desplazamientos
Los vuelos procedentes de diversas partes del mundo tienen su destino en el Aeropuerto Internacional de Managua. Iberia vuela cuatro veces por semana a Managua, vía Miami. Otras compañías aéreas son American Airlines, Aviateca, COPA, Taca, LACSA, Continental y Nicaragüense de Aviación. Para distancia mayores, existen vuelos internos de las líneas aéreas NICA y COSTEÑA a Bluefield, Corn Island y Puerto Cabezas, en la costa del Atlántico, la isla de Ometepe y San Carlos en el Lago de Nicaragua. Además, en Nicaragua podrá contar con un amplio servicio de taxis, coches de alquiler y autobuses. También es posible moverse en barco, pues abundan los puertos marítimos. Existe un servicio diario entre Granada y San Carlos.

Teléfono/Correo Teléfono: En las principales ciudades del país encontrará teléfonos públicos para efectuar sus llamadas. Para llamar a España desde Nicaragua debe marcar el 00 34 seguido del prefijo provincial y número de abonado. En caso contrario marque el 00 505 seguido del código de la ciudad y número de abonado.

Horarios laborales
Correos: Las oficinas de Correos abren de lunes a sábados, de 9:00 a 17:30 h.

Bancos: Permanecen abiertos de lunes a viernes, de 8:00 a 16:00 h. y los sábados, de 8:30 a 11:30 h.

Direcciones útiles Embajada de España en Nicaragua: Av. Central, 13, Las Colinas-Managua. Apartado de Correos 284. Tlfno: 2760966-PBX. 505-2760967/68/69. Fax: 505-2760937

Embajada de Nicaragua en España: Paseo de La Castellana, 127, 1º B. CP: 28046-Madrid. Tlfno: 91-5555510/13 y 5555754 Fax: 91-5555737.

Agua
El agua no es potable y por lo tanto debe evitarse su consumo directo. Tome además otro tipo de precauciones, como cocinar los alimentos que vaya a ingerir, pelar siempre la fruta o hervir previamente el agua que vaya a utilizar para lavarse los dientes o hacer hielo. Es aconsejable incluir en el equipaje algún tipo de medicamento antidiarréico.

Cultura en Nicaragua

Música y bailes: En la música de las fiestas patronales predomina el “Son de Toros”; en Boaco el son “El Guaro Blanco” es el preferido de los promesantes; así mismo, en El Viejo, departamento de Chinandega, se canta el son “La Cuchara Panda”, y “El San Pascual Bailón” identifica la celebración en honor a San Roque y a San Pascual. La marimba es patrimonio de los Masayas, Jinotepe y Diriamba, pero la música que domina todo el escenario festivo es la de las bandas filarmónicas o chicheros. Los bailes folkóricos que salen a la calle representando la herencia teatral folklórica son las de Diriamba, Boaco, Nindirí y León. En Diriamba se aprecia el esplendor y el colorido de los caballeros elegantes del “Toro Huaco”, la “Burla del Güegüense”, el “Drama Epico de El Gigante”; en Nindirí, las escenas guerreras y populares de los Chinegros o Negros; en Boaco, la comedia bailete de los “Moros y Cristianos” con diálogos en español antiguo y, en León, los “Mantudos”, con bailes y coplas en honor a la Virgen de Guadalupe.

Historia de Nicaragua

El territorio de Nicaragua estuvo habitado en la época precolombina por varias poblaciones indias: los nicaraos y chorotegas, los chontales y los mosquitos. Cristobal Colón fue el primer europeo que pisó el suelo nicaragüense en su cuarto y último viaje.Con posterioridad, el país se pobló de conquistadores españoles. Hernández de Córdoba, quien descubrió el lago de Nicaragua, fundó, entre otras las ciudades, Granada, León y Nueva Segovia. En 1625 los ingleses penetraron en Nicaragua, declarándola unos años más tarde protectorado británico. Habrá que esperar hasta 1894 para que los ingleses abandonen el territorio definitivamente. Tras adherirse y separarse, primero de México y luego de la Federación de Provincias Unidas de Centroamérica, la capital, que había estado en Granada y León, se trasladó por fin a Managua. A partir de ahí, varios gobiernos se sucedieron en Nicaragua: los de Zelaya, Anastasio y Luis Somoza. En 1979, las fuerzas del Frente Sandinista obligaron a Somoza a dimitir y abandonar el país. Los sandinistas se ponían al frente del Gobierno nicaragüense. En las elecciones presidenciales de 1990, los sandinistas fueron derrotados por una coalición de partidos encabezada por Violeta Barrios de Chamorro. Seis años después, el 20 de Octubre de 1996, triunfó la Alianza Liberal encazada por el Dr. Arnoldo Alemán.

Geografía de Nicaragua

Las Llanuras del Pacífico: Esta región se extiende desde el Golfo de Fonseca, en la frontera norte con Honduras, hacia el sur, en la frontera con Costa Rica. De esta franja de tierra se levanta la Cordillera de los Maribios, con su impresionante cadena de 25 conos volcánicos y las más hermosa e imponentes playas de América Central. Un 27% de la población total de Nicaragua vive en esta región, en Managua, la ciudad capital, o en sus alrededores. Al encontrarse en una planicie abierta interlacustre, Managua no está expuesta a la contaminación ambiental que padecen otras capitales situadas en valles intramontañosos. Además de las comunidades en sus playas y lugares de recreación, su riqueza también estriba en la herencia colonial española, en ciudades como Granada y León.

La Zona Central Montañosa: Esta zona, ecológicamente activa, presenta cordilleras que se extienden por el norte y centro del país y alcanzan los 3,281 pies sobre el nivel del mar. Robles , pinos, musgos, helechos y orquídeas abundan en las nebliselvas de esta región, así como también grandes cafetales, donde se da la bienvenida a los visitantes con una olorosa y estimulante taza de café. Los aficionados a las caminatas y el montañismo pueden saciar su sed bebiendo de los ojos del agua cristalina que salen a su paso, así como admirar la exuberante fauna que incluye, entre otras especies, el esplendoroso quetzal, jilgueros, pájaros campana y tucanes. En esta región también nacen los ríos más grandes de Nicaragua, los cuales desembocan en el Mar Caribe. Mencionamos a los ríos Coco, Prinzapolka y Grande de Matagalpa como los más significantes. Si se toma la ruta Panamericana hacia el norte del país, el visitante puede viajar por el corazón de esta región hasta la misma frontera con Honduras.

La Planicie Selvática del Atlántico: La gran planicie selvática de la costa oriental de Nicaragua, es diferente del resto del país. Su clima, típicamente tropical, es bien cálido y húmedo. La ciudad principal de esta zona, Bluefields, así como en sus alrededores, se habla el inglés. Su población es de origen africano, parecida a la de muchos otros puertos caribeños. Su economía se basa en la pesca, caza y el cultivo de algunos granos básicos . La explotación de madera y oro está realizada por mestizos o extranjeros con mano de obra lugareña. Los amantes de la naturaleza encontrarán en estos bosques húmedos tropicales una gran diversidad de aves, tales como águilas, pavones, tucanes, pericos y lapas. La fauna típica de la región también incluye varias especies de monos, osos hormigueros, venados cola-blanca y tapires. Su belleza natural es extraordinaria, en esta zona se encuentra la reserva natural más grande de Centroamérica, BOSAWAS, recientemente declarada Reserva de la Biosfera Mundial por la UNESCO. Una vez en Bluefields, vale la pena visitar las bellísimas y paradisíacas islas de Corn Island, bordeadas de coral blanco y numerosas variedades de peces. Estas islas resultan el lugar perfecto para asolearse, nadar, pescar, practicar el montañismo y deleitarse con unos sabrosos e incomparables mariscos. Las islas se comunican con tierra firme por medio de vuelos desde Managua o Bluefields, de donde también parten lanchas de transporte público.

Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad