Viaje a Cuba

Varadero posee una de las playas más largas de todo el Caribe, con 20 kilómetros de arena blanca y aguas de color turquesa, que le han valido el apelativo de Playa azul. Su línea de corales es también impresionante. Varadero es una de las zonas de playa más turísticas de Cuba, con unos muy buenos hoteles que se han erigido en una manga de tierra que se adentra en el mar. Se encuentra a unos 140 kilómetros de la Habana. Es turismo de ocio, de sol, de marcha y posee hoteles de gran categoría como, entre otros, el Tryp Península Varadero, el Barceló Marina Palace, el Melià Varadero (en la foto) o el Paradisus. En muchos de los hoteles funciona el sistema de pulseras: todo incluido y habitaciones júnior suite.

No todo es playa. En Varadero puede visitarse el museo municipal de Varadero o la Casa Dupont, para cambiar un poco de aires, o la cueva de Ambrosio. Otros atractivos son el parque Josone, una zona recreativa con un lago y zonas verdes, o la Marina Chapelín.

Hotel Melià Varadero

Hotel Melià Varadero

Viaje a Cuba: Cayo Largo y Guamá

Cayo Largo y Guamá son otras dos opciones interesantes para conocer otros aspectos de Cuba. Por ejemplo, en Guamá puede visitarse un criadero de cocodrilos, fincas campesinas, y pasear en barco hasta la Aldea Taína (réplica, lógicamente) partiendo desde la conocida Laguna del Tesoro. La excursión suele ser de un día.

Cayo Largo es otra opción interesante, aunque si se está en La Habana tal vez pilla un poco lejos. No obstante, suele irse y volverse en avión el mismo día, y así el viaje es más corto. Una vez allí puedes disfrutar de unas playas excepcionales y acercarte en barca hasta la barrera de coral y practicar snorkel. No se vaya antes sin ver las iguanas.

Viaje a Cuba: La Habana

La Habana es una de las ciudades más mágicas de todo el mundo. Tiene una fuerza irresistible que atrae a la gente una vez y otra. Nada más llegar hay que ir a la Habana Vieja, si es posible sin guías, y andar, mezclarse con la gente, y conocer un poco cómo es la Habana, cómo es Cuba, caminar por sus estrechas calles sin prisas, sin rumbo determinado, mirando sus fachadas multicolores, entrando en bares, en tiendas, dialogando con la gente, es la mejor manera de integrarse nada más llegar.

El Malecón de la Habana en Cuba

El Malecón de la Habana en Cuba

Los habitantes de la Habana son amables, alegres (hasta donde pueden) y hay como un ambiente de nostalgia por doquier, no nostalgia por tiempos perdidos, sino como si la nostalgia formara parte de la idiosincrasia del pueblo cubano. Vete al Malecón y disfruta de la puesta del sol, del mar que se ve desde el balcón privilegiado que es la Habana, y por la noche acercate al Tropicana o el Parisien; es un recuerdo para toda la vida. Dos Gardenias es otra opción más tranquila para escuchar boleros. Come mojitos, bebe ron (con moderación) y ólvidate por unos momentos que un día tienes que volver y que el viaje se acaba.

Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com