El Museo del Louvre en París.

Visitar París a través de los ojos de Amelie

Si estás buscando inspiración para reservar un vuelo a París y has visto una de las películas más encantadoras que jamás se han hecho, titulada originalmente como Le Fabuleux Destin d’Amélie Poulain, Amelie, puede darnos algunas ideas para nuestro próximo viaje a París. En el mismo sentido en que Roma fue popularizada por la Dolce Vita y Nueva York es el escenario de la mayor parte de películas de Woody Allen. Aquí están algunas ideas para que usted pueda visitar París y ver los lugares que se utilizaron como localizaciones en la película.

La rue Saint Vincent

La colina de Montmartre es el escenario de muchas escenas de la película, es un barrio de artistas y sentimentales, era necesario para rodar la película, de hecho. La colina se encuentra en medio de las calles adoquinadas hasta la magnífica cúpula blanca del Sacré Coeur. Picasso y Dalí llegó a inspirarse en los colores y los sonidos típicos de esta comarca y de la animada Rue des Trois Frères, donde vive Amelie en la película y donde comienza el filme.

La Línea 6 de metro

Amelie pasa su tiempo en lugares extraños y el metro de París es uno de ellos. A lo largo de la película recoge fotos de carné del suelo de diferentes estaciones de metro, una de ellas es la estación La Motte-Picquet Grenelle. Inaugurada en 1906, esta estación es un importante punto de tránsito de correspondencia en tres líneas de metro, muy utilizada en horas punta… El protagonista masculino, Nino, coloca carteles en toda la estación para encontrar a Amelie.

Palace Vidéo, 37 Boulevard de Clichy

En el caso de que no lo sepas, el Moulin Rouge no es todo amor y lujuria, lo que nos aproxima al célebre cabaret en esta calle en la que Nino trabaja. El lugar no encaja en absoluto con el personaje de Nino y tal y como se hace ver en la película, el sex-shop sí que encaja perfectamente con el resto del barrio de Pigalle.

El Sacré-Coeur

Amelie organiza una especie de caza del tesor a su chico, Nino, que transcurre en los jardines y la famosa basílica. Nino sigue las flechas a lo largo de las escaleras a la azotea de la ciudad. Cuando camines, te encontrarás con niños jugando, con turistas colgados de su cámara y con mimos, por supuesto. Te recomendamos que al llegar a la cumbre hagas como Nino y pongas una moneda en el telescopio.

El Café des Deux Moulins

Lo mejor para el final, si has visto la película, un lugar inolvidable es el fabuloso café Art Dèco donde trabaja nuestra heroína y reflexiona sobre las intrigas de su destino. La buena noticia es que este es un verdadero café, puede agradecer a la película el hecho de que su negocio esté en auge durante todo el año. Todo lo que se muestra en la película se encuentra principalmente en el café, excepto por supuesto el póster de la película y que no trabaja Amelie. Esta cafetería no es fácil de encontrar en París, pero esto la hace aún más especial. El truco consiste en caminar por la Rue Lepic, hasta que se convierte en rue des Abbesses y está a la vuelta de la esquina.

Tags:

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com