Visitar Roma en menos de 24 horas

La ciudad de Roma está llena de atracciones turísticas conocidas en todo el mundo. Incluso pasando una semana en la capital italiana sería imposible hacer las oportunas visitas a todas las maravillas de la ciudad. Visitar Roma está al alcance de casi todos los bolsillos.

Sin embargo, algunas partes de Roma se consideran esenciales por su valor histórico, artístico o cultural.

Idealmente, deberás pasar por lo menos dos días en Roma para ver todos los elementos esenciales, pero no siempre es posible, por lo que debes saber cómo hacer un mejor uso del tiempo asignado para visitar roma. Siendo un poco organizados y andando a paso ligero se pueden ver las principales atracciones de Roma durante un día y una noche. En este artículo os enseñamos cómo visitar Roma en menos de 24 horas.

Foto de Piazza di Spagna, en Roma. Visitar Roma en 24 horas.

Foto de Piazza di Spagna, en Roma. Imagen tomada por fspugna

Visitar Roma

8:30: El foro romano

Llegada a la entrada del Foro Romano por la Via dei Fori Imperiali se abrirá en breve y compra el billete combinado que te permite acceder al foro y el Coliseo, será nuestra visita posterior tras el foro. La cola en el foro es siempre más corta que en el Coliseo, lo que le ahorrará un montón de tiempo.

9:30: El Coliseo

Salimos del foro romano y vamos al Coliseo. En el camino entre el foro y el Coliseo, no deje de admirar el Arco de Constantino a la derecha. Construido en el año 300, está muy bien conservado pese a su antigüedad. Como el Foro, su proximidad con el Coliseo no debe perjudicarle.

10:30: Hacia el Vaticano

Salga del Coliseo y cruce la calle para coger un taxi o el metro si quieres ahorrar un poco de dinero. El metro es bastante fiable, limpio y un medio en el que es fácil moverse, y en este caso, nos llevará al Vaticano más rápido que el taxi.

Al llegar a la zona del Vaticano, vaya a las murallas de la Ciudad del Vaticano por la Piazza del Risorgimento. Aquí encontrarás a los operadores turísticos que, a pesar de sus métodos poco ortodoxos ofrecen buenos precios para visitar los Museos Vaticanos y la Basílica de San Pedro. Elija uno cuyas visitas sean durante la tarde (alrededor de 13h), pero sobre todo constate que es un guía acreditado. Hay que pagar unos cuarenta euros por persona. En espera de la visita que no tendrá tiempo para aburrirse con las tiendas de regalos en la zona.

16:00: Admire la vista del Castel San Angelo

Después de visitar el Vaticano (que debe terminar a las 16:00 horas a más tardar) diríjase hacia el este de la plaza de San Pedro, tomando la Via della Conciliazione. Gire a la derecha en la Via San Pio X y en todo el puente Vittorio Emanuele, que atraviesa el Tíber. No se olvide de echar un vistazo a las bellas estatuas que lo rodean. Una vez aquí, a los pies del Castillo de San Angelo, la tumba imperial, fortaleza y refugio durante diferentes épocas. Lamentablemente, la visita tendrá que quedar para una próxima vez.

17:00: El Panteón

Para ahorrar tiempo tome un taxi y pídale que le lleve directamente al Panteón. Es difícil predecir el tiempo de viaje en autobús y el taxi debe costar alrededor de diez euros.

18:00: La Fontana de Trevi

Desde el Panteón, el viaje a la Fontana de Trevi es un hermoso paseo, toma la calle a la izquierda (enfrente del Panteón), 10 minutos después llegará a su destino. Después de este paseo, ¿por qué no ir abriendo boca con el sabor de un helado sentado en los escalones que hay alrededor de la fuente?

19:00: Piazza Navona y cena

Desde la Fuente de Trevi llegamos a la Piazza Navona, sólo tenemos que seguir las indicaciones. Una vez llegas al sitio, tomamos el tiempo para admirar este fantástico lugar que tiene maravillas artísticas y arquitectónicas. Después de estos paseos espléndidos sin duda estarás hmabriento, por suerte, existe una multitud de pequeños restaurantes en el barrio.

20:00: Piazza di Spagna

Después de la cena, qué mejor que dar dos pasos de la calle principal para conseguir un taxi. En esta ocasión nos dirigimos hacia Piazza di Spagna. Una vez en el destino, disfrutaremos de la atmósfera del lugar, alegre y agradable. Y para prolongar el momento, compremos unas cervezas o una botella de vino y pan tostado en las escaleras de la Trinidad, una actividad muy popular en el verano.

Al final del día, sólo nos queda ir a nuestro hotel en Roma, con la cabeza llena de imágenes.

Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com